Arrecian alergias
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Los síntomas de la rinitis alérgica nunca deben confundirse con los de la influenza
La rinitis alérgica ha tomado fuerza y puede considerarse la epidemia del milenio.

Nos encontramos ya inmersos en una fuerte temporada de alergia en Sonora, ocasionada en gran medida por las copiosas lluvias de estas últimas semanas. De hecho, hacía mucho tiempo que no se presentaba una temporada tan fuerte como ésta.
El cambio de estación nos trajo la polinización de las plantas, y con ello, como cada año, los síntomas clásicos en los pacientes alérgicos: Nariz tapada, moco abundante y acuoso, ronquidos, ojos llorosos y con comezón, estornudos, respiración oral, ojeras y prurito nasal. Sólo que este año han sido más intensos y parece que durarán más.

La nueva “pandemia”

Desde hace muchos años se conoce a esta enfermedad como “fiebre de heno”. En Sonora algunos la llaman “hay fever” por su nombre en inglés. Pero ambos nombres son incorrectos, ya que no es ocasionada por el heno y tampoco cursa con fiebre, a menos que se haya complicado. El nombre correcto es rinitis alérgica y, aunque no lo parezca, constituye la nueva epidemia del milenio.
De hecho, el aumento en el número de casos alcanza a todo el mundo, convirtiendo a la alergia en una verdadera pandemia, sin encontrarse aún la explicación definitiva para este descomunal incremento.
No estamos al margen. En nuestro medio también son más comunes los casos que hace dos décadas. Y en muchos casos, más serios.
La persona alérgica generalmente nace en familias de alérgicos. Se acepta que la herencia por rama materna es más importante en la aparición de estos cuadros. Pero también la herencia paterna importa.
Y el peor de los escenarios, lógicamente, lo constituyen las familias donde ambos padres son alérgicos, pues la probabilidad de heredar el padecimiento a sus hijos llega al nada halagador 75%.
La carga alérgica o tendencia a desarrollar alergias se conoce como “atopia”. Los más atópicos presentan enfermedades alérgicas con mayor frecuencia.
No confundir con influenza Envueltos en una pandemia de influenza como estamos, no es raro que se confundan los síntomas de ésta con la rinitis alérgica, y se aísla indebidamente a los niños alérgicos y evitan que asistan a clases y realicen otras actividades sólo porque presentan datos de resfriado.
Y aunque no debemos bajar la guardia en las precauciones ante la influenza, excluir a los niños alérgicos no beneficia en nada.
Si una persona muy atópica, es decir, con una carga alérgica familiar muy fuerte, presenta en esta temporada los síntomas mencionados, el primer diagnóstico debe ser rinitis alérgica y no influenza. Su tratamiento es diferente, pero sobre todo, no constituye un peligro para los demás.

Atención especializada

Los niños alérgicos deben manejarse por un especialista que realizará pruebas cutáneas para establecer la causa de la alergia y el tratamiento, ya que todas las alergias son distintas y el manejo debe ajustarse a cada paciente.
Los medicamentos más utilizados son los antihistamínicos y descongestionantes nasales. Pero cada vez es más frecuente el uso de esteroides tópicos o sprays nasales que controlan los síntomas durante la estación conflictiva.
Sin embargo, ninguno de estos tratamientos cambia el curso de la enfermedad, nada más controlan los síntomas. Sólo la inmunoterapia (vacunas contra alergia) puede cambiar la historia natural de la enfermedad y revertir el proceso que origina la alergia, incluso curarla.
Desafortunadamente no todos los pacientes son candidatos a beneficiarse con este tratamiento, ni hay vacunas para todos los alergenos, por lo que la intervención del alergólogo es indispensable, para no crear falsas expectativas en los pacientes.
La información debe ser clara por parte del médico, será la parte más importante de tratamiento ya que dará al paciente las herramientas para controlar su enfermedad o la de sus hijos, permitiéndoles una mejor calidad de vida y, sobre todo, una niñez feliz.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Rodolfo Espinoza Vizcaíno. Alergólogo pediatra. Torre Médica CIMA. Presidente del Colegio Mexicano de Pediatras Alergólogos. Vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Alergia. Tel. 259-9315 e-mail: erodolfo@rtn.uson.mx
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: