Una enfermedad real que nace de la mente
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
La sugestión juega un papel importante en este trastorno
Las personas que sufren de hipocondriasis enfatizan cualquier achaque o dolencia.

Cuantas veces nos ha pasado que, al sentir nuestro latido cardiaco, sudoración, la peristalsis, ardor leve en la garganta, tos ocasional o cansancio, nos preguntemos ¿qué sucede?, ¿a qué se debe esta sensación?. Sin embargo la preocupación pasa en minutos sin dejar huella. Cuando esa preocupación no puede ser detenida y es atribuida a una posible enfermedad física seria y desesperadamente se busca un significado y una causa, se trata de hipocondriasis.
La palabra “hipocondría” viene del griego hipocondrium, que significa “por debajo del cartílago o por debajo de la costilla”. Los griegos creían que los órganos abdominales emitían vapores que causaban enfermedad difusa caracterizada por síntomas como la flatulencia; eran considerados el origen de la bilis negra que ocasionaba melancolía y de bilis amarilla que causaba manía.

Principales manifestaciones

La característica esencial de la hipocondriasis es la preocupación no delirante o el miedo a padecer una enfermedad física seria. La idea está basada en la mala interpretación o en la falsa idea de que las sensaciones corporales son síntomas de una enfermedad grave.
La preocupación persiste a pesar de que una evaluación médica apropiada descarte una condición médica general y aunque el examen físico y neurológico no detecte ningún hallazgo patológico.
La persona presenta una fascinación excesiva por leer o ver programas sobre temas de salud o médicos. Es sumamente sugestionable, y el temor a padecer una enfermedad puede desencadenarse después de haber leído de una enfermedad o saber de alguien que la haya tenido.

Es incapacitante

El malestar asociado a la hipocondriasis puede convertirse en incapacitante hasta en un 60% de los casos por el gran deterioro en el funcionamiento laboral, social y familiar.
El tratamiento debe estar centrado en la disminución de los factores causantes de estrés psicosociales.
La terapia cognitivo conductual ha probado ser útil para modificar las distorsiones, las creencias inadecuadas y la mala información que tienen las personas con hipocondriasis
La terapia farmacológica con antidepresivos ha demostrado ser muy eficaz, sobre todo, cuando el padecimiento se acompaña de ansiedad y depresión.

Sus tres componentes

- Preocupación corporal que lleva a la persona a checar repetidamente el funcionamiento de su cuerpo, sus sensaciones corporales. Enfatiza cualquier achaque o dolencia en sus conversaciones con los demás.
- Fobia a la enfermedad. A la persona le aterra pensar que el médico confirmará el temor de padecer una grave enfermedad.
- Convicción de estar enfermo. La persona tiene la certeza de tener una enfermedad grave, por ejemplo, cáncer. Reacciona con hostilidad cuando el médico le asegura que no cursa con dicha enfermedad. La persona se siente enojada, frustrada, no confía y no respeta la autoridad del médico, lo devalúa, demanda tiempo y nuevos estudios.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Juan Manuel Tong Payan. Psiquiatría. Clínica de Fátima. Aldama y Zacatecas #175 Col. San Benito. Tel. (662) 214-1530.
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: