Con el amor no basta: Pareja idealizada
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
La vida en pareja no es fácil, se requieren habilidades sociales, comprensión, tolerancia y una visión de futuro que involucre a ambos para que sus vidas tengan sentido
Si la pareja no encuentra un espacio de tiempo para el ocio, para inventar nuevas formas de diversión y para compartir sus experiencias, la relación se vuelve más vulnerable.

Desde que el matrimonio tradicional cedió paso a la nueva concepción de pareja, las parejas se aman pero también tienen conflictos.
Antiguamente, el amor entre la pareja conyugal era secundario en la relación, las parejas esperaban del otro sobre todo que jugara su rol de “hombre/esposo” y “mujer/esposa” respectivamente, los problemas de pareja tenían más que ver con el no cumplimiento de estos roles que con el amor, la comprensión o la satisfacción conyugal.
En la actualidad, matrimonio y pareja ya no son equivalentes, ya que en nuestra sociedad encontramos todo tipo de formatos relacionales válidos y satisfactorios para ambos integrantes de la pareja. Aunque paradójicamente encontramos también mucho sufrimiento, debido a las grandes expectativas que depositamos en la relación: ¡Hoy en día esperamos que nuestra pareja nos haga felices!
Sabemos que las parejas, para constituirse como tales, se enfrentan en primer lugar a las diferentes expectativas de lo que significa ser pareja para uno y otro, los mitos y creencias que cada uno trae de su familia de origen, los roles que han aprendido respectivamente durante su historia de vida y por otro lado, encuentran otras dificultades externas a la propia relación, que también suponen una fuente de estrés, como son todos los acontecimientos vitales y cambios que se van produciendo a lo largo de sus vidas.
Podemos llegar a preguntarnos si verdaderamente somos pareja o sólo estamos juntos por rutina, la pareja debe contar con sólidas bases relacionales para garantizar la estabilidad necesaria para cumplir sus funciones, sobre todo cuando las exigencias que pesan sobre ella son tantas y de tal trascendencia.
Sobre la pareja se asienta la constitución de la familia y la felicidad o sufrimiento de todos sus miembros. Los acuerdos entre los miembros de la pareja acerca de los fundamentos de ésta, son decisivos y constituyen su patrimonio.
Según Sternberg, R.J., el amor tiene tres componentes: Intimidad, pasión y compromiso, que hay que cuidar y alimentar para que la relación sea plenamente satisfactoria para ambos.
A lo largo de las etapas de la pareja (noviazgo, convivencia, hijos, etc.) pueden aparecer dificultades, crisis y desacuerdos donde uno o ambos miembros de la pareja se sientan insatisfechos con la relación, razón de más para pedir ayuda profesional para reencauzar el matrimonio con una renovación de puntos de vista que seguramente no han explorado como pareja.

Mitos comunes

A continuación menciono las principales creencias que se ven amenazadas en los miembros de la pareja que de no ser tratados asertivamente, pueden desencadenar una serie de obstáculos y problemas que harán difícil la supervivencia de la relación:
- Nuestro amor se mantendrá para siempre con el paso del tiempo.
- Mi pareja no herirá nunca mis sentimientos ni me replicará encolerizado/a.
- Mi pareja deberá ser capaz de anticipar mis pensamientos, mis sentimientos y mis necesidades.
- Si me quisieras de verdad, te esforzarías siempre por agradarme (por satisfacer mis deseos y necesidades).
- Amar significa no tener que estar nunca enfadado ni disgustado con mi pareja.
- Amar significa querer estar siempre juntos.
- Los intereses, objetivos y valores de cada uno serán siempre los mismos.
- Mi pareja será siempre abierta, directa y honesta conmigo.
- Como estamos enamorados, mi pareja me respetará, comprenderá y aceptará independientemente del tipo de conductas que yo lleve a cabo.
- Sería terrible si mi pareja me pusiera en un aprieto, me minusvalorase o me criticase.
- El grado de sexo, cariño y compromiso presente en nuestra relación no debe disminuir nunca.
- Debemos estar siempre de acuerdo en cualquier tipo de asunto.

Todas estas creencias falsas y metas poco realistas, llevan con frecuencia a las parejas a la desilusión, al desengaño, a la frustración y a la ira, en definitiva, una relación insatisfactoria para ambos.
Uno de los objetivos de la intervención profesional en la pareja consiste en relativizar y clarificar estos conceptos poco realistas y destructivos.

Por qué se divorcian los mexicanos

Según los indicadores sociales del INE (Instituto Nacional de Estadística), el 18% de los matrimonios sucumben a las crisis y acaban divorciándose en nuestro país. Llegados a este punto ya se han enumerado algunos de los problemas que con mayor frecuencia provocan las desavenencias conyugales, pero veamos cuáles son los más habituales:
- Dedicar demasiado tiempo al trabajo: Si la pareja no encuentra un espacio de tiempo para el ocio, para inventar nuevas formas de diversión para cada etapa de la vida, para compartir sus experiencias, etc., la relación se vuelve más vulnerable. Es más importante la calidad del tiempo compartido que la cantidad.
- El reparto de las tareas del hogar: La falta de involucramiento por parte del hombre se traduce como el poco apoyo de él hacia ella.
- Diferencias en el estatus laboral: Los hombres no suelen aceptar bien que su pareja tenga un nivel económico y profesional superior al suyo.
- Los problemas económicos: No es tan importante cuánto dinero, se tiene sino en qué se gasta. Es decir, si las dos personas están de acuerdo en cómo administrar su economía.
- Las familias políticas: No saber poner límites a la familia de origen o mantener una relación descompensada con una de las familias puede originar graves desencuentros.
- Problemas de salud (físicos o mentales): Adicciones (drogas, alcohol, ludopatía, etc.).
- Falta de comunicación o de entendimiento: Es a la vez causa y efecto de una mala relación de pareja.
- Problemas sexuales: Las relaciones sexuales son la expresión de la intimidad. Los problemas sexuales pueden ser el origen del conflicto, por ejemplo, una disfunción como la expresión de una relación negativa, es decir, la consecuencia de una mala relación.
- La infidelidad: El descubrimiento de que existe otra relación amorosa desencadena una crisis en la pareja.
- La violencia doméstica: Es fuente de muy graves conflictos familiares y de pareja.
- Crisis vitales a lo largo de la propia historia de la pareja.
La vida en pareja no es fácil, se requieren habilidades sociales, comprensión, tolerancia y una visión de futuro que involucre a ambos para que den sentido a sus vidas. El Dr. Aaron Beck, médico cognitivista tiene un libro de texto dirigido a profesionales con cuyo nombre cierro esta participación “Con el amor no basta”, Editorial Paidós.

 


DATOS DEL COLABORADOR
Mtro. Psicólogo Sergio Oliver Burruel. Psicoterapeuta, Mediador Familiar. Especialista en Adicciones. Tel. (662) 285-4483. e-mail: sergio1oliver@psicom.uson.mx y paecoliver@gmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: