¡… porque lo digo yo!
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Como poner reglas en casa
Recuerde que la sal y la pimienta que utilice en la crianza de sus hijos sólo usted sabe la cantidad que debe utilizar.

Educar no sólo consiste en enseñar al niño lo que “debe o no debe”, es también introducir la posibilidad de esperar, compartir, respetar, aprender.
Durante el proceso de establecer límites, reglas y hábitos en nuestros hijos y alumnos padres y maestros, nos enfrentamos a diferentes situaciones en las cuales buscamos el equilibrio entre la permisividad y el autoritarismo, con la laboriosa tarea de manejar correctamente o bien hacer a un lado nuestro boicoteador número uno “la culpa”, que sólo viene a entorpecer y dificultar dicho proceso.
Es importante tener en cuenta que poner límites no es una forma de suprimir los impulsos de los niños para domesticarlos; no, se trata de inculcar valores, reglas y normas.
Los límites tienen como objetivo brindar seguridad y contención, lo que nos permite que se de un aprendizaje que enriquezca a todos los participantes, favoreciendo la autoestima de quien los pone y optimizando las condiciones de vida de quien los recibe.
Lo importante es construir un vínculo de confianza entre padre y/o maestro y niño sin confundir confianza con permisividad, ya que se transformaría en negligencia. No hay recetas para fijar límites.
Esto hace que tanto padres como maestros nos cuestionemos acerca de cómo, cuándo, por qué, para qué debemos poner límites y si al hacerlo, las estrategias que utilizamos son las adecuadas.

Reforzar la autoestima

El establecimiento de límites claros y precisos desde temprana edad, contribuyendo a la construcción de un vínculo padre y/o maestroniño que implique seguridad y contención a través de la responsabilidad; enfrentando al niño con las consecuencias de sus acciones.
Esto favorecerá el óptimo desarrollo de la autoestima como pilar fundamental del desarrollo psicológico y social del niño. Al comprender los sentimientos de los niños, seremos capaces de ofrecerles límites adecuados.
Aprender a poner límites, enseñar a otros a convivir en grupo, a internalizar normas, y a controlar sus impulsos, implica enfrentarse con los aspectos más profundos de la personalidad.

Por etapas

Los límites no serán los mismos en una u otra etapa del desarrollo del niño, así como tampoco lo será la posición de los padres.
Es necesario que los padres aprendan a discernir entre la importancia de poner límites y la tolerancia o exigencia con la que muchas veces se dirigen a los niños.
Deben respetar el tiempo y la subjetividad de los mismos. Estarán atentos para evaluar si se trata de un capricho, una dificultad o un llamado de atención a los padres, en caso de que surjan situaciones de excesivo conflicto.
Poner límites no consiste solamente en enseñar al niño lo que “debe o no debe”, es también introducir la posibilidad de esperar, compartir, respetar, aprender.
Así como el niño descubre el placer de una caricia, la dulzura de una mirada, deberá encontrarse en su camino con el “no”, con aquello que marca la diferencia entre el orden y la armonía o el desorden y la transgresión.
El período de mayor importancia para la formación global de un niño va del nacimiento hasta los 6 años de edad, tiempo que debe (o debería) pasar casi exclusivamente con la familia.
¿Qué necesitan los niños para desarrollarse armoniosamente? Necesitan apoyo, cuidado y amor de la familia, vecinos y amigos; necesitan sentir que son amados y saber que su valor es reconocido.
Necesitan tener expectativas y límites claros, saber qué se espera de ellos, desarrollar la conciencia social, el autocontrol, las habilidades sociales, la responsabilidad y la capacidad para tomar decisiones.
Recuerde que la sal y la pimienta que utilice en la crianza de sus hijos sólo usted sabe la cantidad que debe utilizar, pero no olvides disfrutar,gozar, vuélvete loco jugando, abrazando, besando, aplaudiendo y creciendo junto a tus hijos, nada recompensa más que un “gracias papá”.

¿Por qué no se obedece?

En la siguiente lista podemos tener una idea de cómo manejamos la información y el porqué no se obedecen las reglas.
- La regla no se conoce. Es diferente dar una orden que establecer lo que se espera de los hijos. Ejemplo: “Recoge ahora” // Los juguetes deben ponerse en su lugar al terminar de usarlos.
- La regla no es clara. Flexibilidad o inflexibilidad en las órdenes según las condiciones o el humor. Muchos niños piensan que las órdenes se obedecen cuando los padres están enojados.
- La regla es conocida pero no tiene ninguna consecuencia si no se cumple. Indiferencia ante las reglas. Cumplir o no una orden no pasa nada.
- La regla no está ya vigente. Las reglas se deben actualizar de acuerdo a la edad de los hijos.
- La regla es sólo de mamá. Las reglas deber ser de preferencias comunes
- La regla es muy estricta. Resulta difícil o imposible de cumplir.

En busca de la armonía

Existen algunos puntos que pudieran ayudarle a encontrar un desarrollo armonioso.
1. Deje claro el tipo de educación que quiere darles a sus hijos. Es difícil encontrar un padre y una madre que piensen y actúen de manera idéntica. Por eso, es importante que lo que deseamos transmitir a los hijos represente un punto de encuentro, de convergencia de las ideas y los anhelos de ambos padres, y nunca de divergencia.
2. La convergencia también debe ser la regla cuando el asunto esté relacionado con los valores. Es fundamental que los padres enseñen a los hijos, de manera clara y coherente. Los valores constituyen el conjunto de los rasgos culturales e ideológicos que definen los principios o los patrones sociales aceptados y mantenidos por una persona, un grupo o una sociedad. Las personas no tienen los mismos valores, por lo tanto es importante tomarlo en cuenta.
3. No interfiera en la disciplina que su cónyuge está administrando a su hijo. Si usted no concuerda con la forma de hablar o la actitud de su cónyuge, manifiéstele su opinión después, en una conversación a solas. Nunca lo desautorice delante del niño.
4. Muéstrele a su hijo que existen límites y reglas. Las reglas deben ser obedecidas por todos. En caso contrario, el niño se vuelve inseguro e inestable. Los niños necesitan límites para saber qué está bien y qué está mal. Las reglas y los límites de hoy serán sus parámetros para la convivencia y el desarrollo del mañana.
5. Enseñe desde temprano, a su hijo, a hacer elecciones y a medir las consecuencias. Recuerde que la posibilidad de escoger viene con el crecimiento y el proceso de madurez del niño. Pero necesita comenzar a hacer elecciones simples, y a medida que se muestre capaz permitirle hacer elecciones más importantes.
6. Permita que sus hijos traten de resolver sus propios problemas. Cuando los niños le lleven problemas para que usted los resuelva, no se olvide de preguntarles qué es lo que ya intentaron hacer para manejar la situación.
7. Hable positivamente con y sobre su hijo. Eso desarrolla la autoestima del niño. Muchas veces llamamos la atención hacia lo negativo, dejando de valorizar lo positivo, como si eso fuese solamente el deber. Los niños necesitan saber cuándo actúan correctamente. Eso hace que se sientan valorados.
8. Explique claramente el porqué de sus actitudes. Los niños aceptan mejor cualquier cosa cuando entienden la razón del comportamiento.
9. Oiga lo que su hijo tiene para decir. Preste atención, no lo interrumpa. Sólo después de oírlo usted va a saber mejor qué hacer. Permita que el niño exprese su punto de vista. Así descubrirá cómo su hijo o su hija piensa y cómo presta atención a todo lo que sucede a su alrededor.
10. Preséntese como modelo a seguir. Ellos estarán atentos a todo lo que usted dice y hace en cada momento. Los hijos aprenden con los padres el sentimiento de pertenencia y a relacionarse con los otros. Esa es una tarea de importancia fundamental para su desarrollo.

Todo sobre: educación - reglas - hábitos -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Ricardo Garnica Gasca. Médico Psiquiatra de niños, adolescentes y adultos. Puebla 15, col. Centro. Tel. (662) 213-5557. Cel. (662)1 15-0306. e-mail: gernica70@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: