Elija la mochila ideal
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Ayude a su hijo a no dañar su espalda: armazón semiblando, dos tirantes y respaldo acolchado, son algunas de las características que debe reunir la mejor mochila
Lo correcto es que el peso de la mochila no provoque que el niño encorve la columna.

Cinco cuadernos, cuatro libros, lapicera, regla, colores, botella con agua y hasta juguetes… la mochila escolar esconde todo lo que el pequeño estudiante va encontrando en el camino del aprendizaje. Mucho se ha hablado de los posibles daños que puede causar el uso habitual de las mochilas escolares.
Al respecto, nuestra tienda especializada en mochilas investigó sobre este posible problema de salud en los niños.
De acuerdo con especialistas en Ortopedia y Traumatología, la mochila ideal es aquélla que descansa y se adapta a la curva que forman las vértebras dorsales, cuidando que su parte baja quede unos cinco centímetros por encima de la cintura.
El tamaño de la mochila debe adecuarse a la edad y talla del niño, ya que una mochila excesivamente grande puede ocasionar que el peso involucre a la zona lumbar, mucho más sensible que la dorsal.
La mochila más segura y apropiada debe reunir las siguientes características:
- Un armazón semiblando que sea anatómico y modificable.
- Múltiples compartimentos interiores y/o exteriores, que permitan mantener separados los objetos que trasportan, manteniendo a la mano los de uso más común, y de igual manera que ayude a distribuir el peso de manera uniforme.
- Si el niño lleva una mochila con ruedas, debe ir cambiándola de mano, para evitar que se lastime la muñeca.

Cuide la espalda de su hijo

- Procure que su hijo lleve diariamente la carga estrictamente indispensable, ayúdelo a utilizar correctamente el horario de clases para evitar el transporte innecesario de libros y cuadernos, y así limitar el peso del contenido con cargas inútiles.
- Si la mochila es muy pesada, el niño se ve obligado a arquear hacia delante la columna vertebral o a flexionar hacia delante la cabeza y el tronco para compensar el peso.
- Elija un tamaño adecuado, con una capacidad ajustada a las necesidades diarias de carga. Si es demasiado grande, la tendencia es sobrecargarla.
- Tener en cuenta las particularidades de cada niño, la relación entre su talla y su peso: Si se trata de un niño obeso, si posee una complexión atlética, etc. y, sobre todo, si presenta previamente una patología de alineación de la columna.
- El peso ideal de carga depende del peso del niño, puesto que según los médicos especialistas no debe traspasar el 10% de su peso corporal.
- No debe llevar la mochila baja, hacia la zona lumbar. Es mejor ajustar los tirantes de manera que la mochila quede a la altura de la zona media o alta de la espalda.
- Al cargar la mochila, procure que los objetos más pesados o más voluminosos (los libros, normalmente) estén colocados en vertical, lo más cerca posible de la espalda.
- Hacer uso de los dos tirantes. Si sólo se usa un asa, se produce asimetría en la carga, se levanta un hombro y se flexiona lateralmente la columna. El peso debe repartirse entre los dos hombros, nunca llevarla como si fuese una bolsa de mano, colgada sobre un hombro (que es lo más habitual).
- Oriente a los niños en la técnica adecuada para levantar la mochila: Si está muy cargada, utilizar ambas manos doblando las rodillas y agacharse para levantarla.

Todo sobre: escuela - niños - ortopedia -

DATOS DEL COLABORADOR
Información proporcionada por Mochilandia. Dr. Noriega 63. Tel. 213-5505. www.mochilandia.com, e-mail: mochilandia@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: