Requisito para la venta de antibióticos
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
El uso de los antibióticos ha tenido una repercusión muy importante en la medicina moderna como herramienta de los médicos para controlar y curar infecciones bacterianas que amenazan la vida
Alexander Fleming, médico escocés, recibió el premio Nobel en 1945 por el descubrimiento y la producción de penicilina.

El 25 de agosto próximo comenzará el control sanitario de antibióticos en México que establece que la venta de antibióticos para consumo humano requiere receta médica lo cual es indispensable para reducir riesgos a la salud de la población y contener la automedicación y la autoprescripción que está generando resistencia bacteriana a los antibióticos en los pacientes.
La resistencia bacteriana a antibióticos es un grave problema de salud pública en la actualidad, la cual consiste en que las bacterias, crean mecanismos de defensa (resistencia), frente a los antibióticos, con la consiguiente pérdida de acción de estos medicamentos.
Una preocupación importante sobre la resistencia a los antibióticos es que, cada año, dos millones de personas contraen infecciones oportunistas en los hospitales, y 90 mil mueren por ellas.
La resistencia del Stafilococcus aureus a los macrólidos es la más común de estas infecciones. Cuando las bacterias mutantes comienzan a ser resistentes a uno de estos antibióticos, generalmente son resistentes a todos los antibióticos del grupo.

Herramienta básica

El uso de los antibióticos ha tenido una repercusión muy importante en la medicina moderna como herramienta de los médicos para controlar y curar infecciones bacterianas que amenazan la vida. Sin embargo, desafortunadamente las mutaciones genéticas bacterianas, han permitido el desarrollo de cepas de bacterias resistente a antibióticos.
Muchas cepas bacterianas son resistentes a no o más antibióticos, por lo tanto los médicos deben ensayar distintas terapias antes de encontrar el antibiótico efectivo.
Las bacterias son microorganismos unicelulares, responsables de una gran variedad de infecciones potencialmente letales, como neumonías, meningitis, peritonitis, tuberculosis, etc.

En la era pre-antibiótica, antes 1940, los médicos no contaban con tratamientos efectivos para este tipo de infecciones. Alexander Fleming, médico escocés, recibió el premio Nobel en 1945 por el descubrimiento y la producción de penicilina.
Después de esta época se pusieron a disposición de los médicos los primeros antibióticos (estreptomicinas, cloranfenicol, neomicina, tetraciclinas y la propia penicilina), así las infecciones que un principio fueron intratables se hicieron curables.
Con lo que aumentó la expectativa de vida y se debió a la introducción de los antibióticos, a la práctica médica. Para que un antibiótico sea clínicamente efectivo, debe matar o al menos inhibir el crecimiento bacteriano sin causar toxicidad en el organismo humano.
Así, la mayoría de los antibióticos, están dirigidos contra estructuras moleculares presentes en bacterias, pero no en las células humanas.
La penicilina, por ejemplo, inhibe la síntesis de la pared celular bacteriana, otros antibióticos, comúnmente usados, inhiben diferentes etapas de la síntesis de proteínas de las bacterias, ayudando de esta manera a combatir las infecciones leves más comunes que afectan a la población en general: infección de vías urinarias, infección vías respiratoria altas, sin embargo hoy en día esas mismas infecciones aunque son producidas por los mismos gérmenes, pero estos han mutado y adquirido un gen de resistencia, por lo que esa penicilina que ra efectiva para erradicar esa infección hoy en día, no tiene el efecto bactericida, para eliminar ese germen, y necesitamos usar otro tipo de antibióticos específicos para vencer esta resistencia.

Causas determinantes

Dentro de las múltiples causas que se pueden señalar como determinantes es el uso indiscriminado y el abuso de los antibióticos, frecuentemente sin prescripción médica y por la falta de apego a los tratamientos completos, la falta de conocimiento de algunos trabajadores de salud y ausencia de comité de infecciones en los hospitales, que regulen y controlen el uso antibiótico.
La falta de buenos laboratorios microbiológicos estatales, donde se puedan procesar todas las muestras (cultivos), para poder saber cuáles son los gérmenes que prevalecen y a que antibiótico son sensibles o resistentes, y poder realizar los reportes para los estudios de vigilancia.
Es por ello que se iniciará la verificación de farmacias que se llevará a cabo en coordinación con las 32 entidades federativas y de acuerdo a las declaraciones del Comisionado Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios no habrá prórroga, ya que algunas farmacias independientes y algunos comercializadores han planteado la posibilidad de posponer la entrada en vigor del “Acuerdo por el que se determinan los lineamientos a los que estará sujeta la venta y dispensación de antibióticos”.

Deberá llevarse un registro

En días pasados. se celebró en Cancún, Quintana Roo, la 65 Convención Anual de la Asociación Nacional de Distribuidores de Medicamentos (Anadim), y Miguel Ángel Toscano Velasco titular de la Cofepris explicó a los distribuidores los principales puntos del Acuerdo y la forma en que deberán las farmacias llevar el registro de los antibióticos que compran y venden, al tiempo que exhortó a los asistentes a mantener una estrecha comunicación con la autoridad sanitaria para despejar dudas.
También pidió a los distribuidores y farmacéuticos que revisen con cautela el suministro de medicamentos y traten de impulsar un esquema de certificación de proveedores.
La resistencia de bacterias no sólo es un problema de salud pública, porque hay infecciones de la comunidad, que se atienden en forma ambulatoria, como por ejemplo amigdalitis, infección de vías urinarias, que son producidas, por bacterias: Scherichia coli; Stafilococo pneumoniae, que antes eran sensibles a ampicilina, penicilina y hoy son resistentes.
También es un problema hospitalario y es más grave, porque las infecciones son más severas (neumonías, peritonitis), que traen consigo tratamientos más costosos y porque las bacterias son resistente a múltiples antibióticos, por ello es un problema también de Economía y Salud
En lo referente a enfermedades endémicas, en nuestro país, como la tuberculosis y paludismo, estos microorganismos causantes de estas enfermedades, han adquirido mecanismos de defensa, contra las drogas antituberculosas y contra las drogas antipalúdicas.
Esta guerra entre bacterias y el hombre (ser pluricelular), cada día que pasa, la están ganando los microorganismos unicelulares, por el aumento de infecciones tanto adquiridas en la comunidad como en los hospitales, por bacterias resistente a los antibióticos conocidos (más de un centenar).
Mutaciones de este tipo suceden de manera natural, aunque con escasa frecuencia. Sólo una mutación bacteriana entre cien mil, o entre diez millones incluso, causará esta clase de resistencia.
Por ello, es necesario instalar los Comités de Vigilancia Epidemiológica, Prevención y Control de las Infecciones Nosocomiales, acorde con la Norma Oficial Mexicana NOM-045 y acorde a ella realizar estudios de vigilancia bacteriana.
Para orientar a los tres públicos objetivo (consumidores, médicos y farmacias) sobre la venta de antibióticos para consumo humano únicamente con receta médica, se emitirán folletos con todos los detalles del proceso de control de los antibióticos de acuerdo a lo comentado por el Comisionado Nacional y se prevé ofrecer cursos de capacitación al personal de farmacias de las grandes cadenas y comercios independientes.
Quien apeló a la responsabilidad social de las farmacias para que en la medida de lo posible eviten vender antibióticos sin receta médica y medicamentos sin registro sanitario.
Y no alentar la auto-prescripción y mucho menos fomentar el consumo de productos milagrosos como suplementos alimenticios que sin evidencia científica alguna prometen bajar de peso en unos días y curar todos los males.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Francisco Javier Muro Dávila. Presidente del Colegio Médico de Hermosillo. Tel. (662) 214-1714, 214-4053. e-mail:fj_muro@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: