Regalo de todos los días
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
La convivencia diaria es el mejor momento para dar muestras de cariño y amor a las personas cercanas
No es necesario esperar un cumpleaños o día festivo para expresar nuestros sentimientos hacia la persona amada.

Corriendo en plena calle, como adolescente, encontró Gerardo a su compadre.
La razón de su prisa, comprar un regalo. ¿Para quién?, para su esposa. ¿Por qué tanta ansiedad?, demostrar que la quiere mucho.
- ¿Un regalo le mostrará a ella lo mucho que la quiere?
- Es que hoy es su cumpleaños y se me olvido felicitarla.
- ¿Y ella pensará que por no felicitarla en su cumpleaños, no la quiere?
El compadre Gerardo se queda callado, no sabe qué contestar, después de unos segundos dice:
- Es un cumpleaños y tú sabes que eso, sólo una vez al año pasa y de quererla ella lo sabe, eso lo hago todos los días.
- Y ahorita, ¿la sigues queriendo como todos los días?
- ¡Claro, más cada día!
- Entonces la prisa es por el gusto de regarle algo especial, no por reparar nada.
- ¿Cómo dices?
- Que tu prisa es por encontrar algo especial para ella, no para compensar tu olvido.
- “No…no, para nada, aunque te confieso no había pensado así.
- Entonces ¿sí quieres repara una falta?
- Bueno…sí…pero el que repare mi falta no significa que no la quiero, al contrario, porque la quiero me doy cuenta de mi olvido.
- ¿Y el apuro, acaso tu cariño tiene un tiempo limitado?
- No, ¿cómo crees?, ése es permanente, lo que pasa es que no quiero llegar en la tarde con las manos vacías.
- ¿Qué piensas comprarle?
- Pues todavía no sé, por eso voy de prisa a la tienda para ver qué veo.
- ¿Quieres decir que la tienda te va a inspirar lo que es ella es para ti?
-¡Ah cómo friegas compadre!, yo sé muy bien qué es ella para mí, lo que quiero es darle un detallito.
- Está bien, está bien, no te estoy criticando, lo que me estás diciendo es que piensas ir a la tienda y buscar “un detallito” que se relacione con ella o con algún recuerdo que para ella sea significativo, eso es comprar algo especial para dárselo a alguien especial, tu amor es permanente, el “detallito” es un botoncito que brota en flor cuando ella lo recibe.
Gerardo se queda callado, de alguna manera esas sencillas palabras de su compadre traducían su sentir, pero no encontraba la forma de acomodarlo.
- ¿Cómo, cómo dices?
- Digo que tu regalo es algo especial, porque está pensado en ella.
-“Sí…sí, sí, eso sí lo entendí… lo que quiero que me repitas es eso de que lo que yo le doy se convierte en flor.
- Regalar es “traer” algo de un momento que fue parte de ti mismo con ella.
Gerardo mueve lentamente su cabeza de arriba abajo aceptando silenciosamente.
- Cuando ella lo recibe, revives “aquel momento” que se guardó de alguna manera en ella, de otra en ti… es una parte de ti en ella y una parte de ella en ti, esos momentos incluyeron imágenes, personas, música, objetos, lugares, en fin, múltiples situaciones que se convierten en sentimientos y ahí permanecen, transcurre la vida, a ese sentimiento se agregan otros.
En la relación continua podemos tener altas y bajas, sin embargo, los sentimientos por “ahí andan” flotando, presentes, ocultos, empolvados, pero andan en algún lugar de nuestros pensamientos, o en el corazón.
Cuando traes el detallito, el sentimiento “perdido” que estaba ahí… brota, recordando ese momento, es entonces que aparece la flor.
Gerardo sonríe y dice:
- Entonces… La flor es traer ese recuerdo a este momento.
Su compadre le dice:
- Así es, la flor solamente ustedes la conocen, su significado contiene el lenguaje de su intimidad.
Gerardo, entusiasmado por la idea de “la flor” comenta:
- Fíjate compadre que le estoy componiendo una canción que me inspiró una canción muy vieja, dice más o menos así:

Cien años… son pocos
Mi corazón no se ocupa del tiempo
Él no sabe del transcurrir de los segundos
Late con un solo mandato
Las órdenes de la esperanza
De volverte a ver
¿Qué si la acabo de conocer?
¡No'ooombreee qué va, vive conmigo!
Aunque cada día me sorprende
Mi corazón ya está aprendiendo de estas sorpresas
Me encanta sentir su latido
Que ansioso espera, ¿qué de nuevo nos tiene hoy?
Bonita es
Lo bonita no se le quita
Más bien su belleza
Por fin le dio a la constancia
Un ejemplo que mostrar
Su presencia es inmortal
Cien años… son pocos
Mi corazón no se ocupa del tiempo
Él no sabe del transcurrir de los segundos
Más bien late con la esperanza
De volver a estar
Siempre contigo

- Compadre te felicito, está muy bonita ¡cántasela!, no encuentro mejor regalo.
Gerardo le contesta:
- No está lista, le falta rima y armonía entre los sextetos, pero le sobra pasión, ésa de todos los días o entre días.
Ambos sonríen, se despiden amigablemente y sigue cada quien su camino.

Todo sobre: -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. José Felipe Carrillo Martínez, psicoterapeuta. Tel. 216-5654, drjcarrillo@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
Ese e smi tio
Fecha comentario: 2011-12-29 10:28:45
Felicidades, escribes con mucha motivación!
Fecha comentario: 2011-05-05 00:23:16
Comentario: