Aceptarse, el primer paso para bajar de peso
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Si la persona se hunde en un mundo de baja autoestima y negatividad, le será más difícil adelgazar
Si una persona obesa piensa que nunca podrá adelgazar, ella misma pone barreras psicológicas.

El tratamiento para la obesidad se basa en planes de alimentación encaminados a modificar hábitos alimenticios en la ingesta diaria y los patrones de actividad física, ya que son esenciales para bajar y mantener un peso saludable.
Pero hay que tomar en cuenta también los aspectos psicológicos y familiares, ya que juegan un papel decisivo en el tratamiento de la obesidad.
El abordaje y tratamiento de las características psicológicas es de fundamental importancia para que el paciente se adhiera a un programa para bajar de peso y mantenerlo.
Las personas con sobrepeso viven hoy en una sociedad “obeso-fóbica” que estigmatiza a todo aquél que enfrenta este problema.
Esto trae consecuencias en la autoestima, alteraciones en las relaciones interpersonales y viven sentimientos de desvalorización.

Valor simbólico y emocional

Para algunas personas la comida es una vía de escape para no pensar en sus problemas, de modo que “comer” para ellas significa quitar de en medio situaciones incómodas y les permite sentirse temporalmente mejor.
Para estos individuos, muchos alimentos, además de sus cualidades alimenticias, poseen un valor simbólico y emocional, por estar asociados con recuerdos que pueden ser buenos o malos, ciertas situaciones, personas, etapas de la vida, etc.
Los pensamientos y forma de ver el mundo, es decir, la filosofía de vida influye en el comportamiento y emociones.
Cuando sucede un determinado acontecimiento en la vida, la persona hace interpretaciones sobre su significado.  Estas interpretaciones y todo lo que piensa pueden considerarse racionales o irracionales.

Reacción racional e irracional

Supongamos que usted se ve en el espejo o se pesa y ve que ha subido varios kilos. Ante esta situación podría pensar racionalmente cosas como: “He engordado demasiado, preferiría perder los kilos que me sobran, así que voy a intentarlo”.
O bien, puedes pensar irracionalmente y decir: “He engordado mucho, es horrible, nunca podré adelgazar, es muy difícil, estoy horrible”.
En el primer caso su forma de pensar le llevará a hacer una dieta y no darle demasiadas vueltas.
En el segundo caso, su forma de pensar le llevará a una depresión, la cual le hará muy difícil mantener un régimen de cambios de hábitos alimenticios que le pudiera llevar a una vida más sana y saludable.
Cuando piense que es desagradable restringir la comida, pero que hay otros muchos placeres en la vida, se concentrará en estos otros placeres, se enfocará a sus nuevos hábitos alimenticios y perderá peso.
Cuando decida aceptarse como es, sea cual sea su peso, se sentirá mejor, más optimista y le será más fácil esforzarse para perder peso y mejorar su salud y su vida social.


DATOS DEL COLABORADOR
Lic. Ibis Ocaña Romo. Psicología Infantil. Consultorio: Bocanegra 92, col. Periodista. Tel. 211-1608, cel. (662) 244-7355, e-mail: ibisocanaromo@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
Gracias por la informacion, me sirvio de mucho*-* Mil gracias netaa! :3 ajskjaksjaksj
Fecha comentario: 2014-09-03 18:31:30
Gracias por la informacion, me sirvio de mucho*-* Mil gracias netaa! :3 ajskjaksjaksj
Fecha comentario: 2014-09-03 18:31:01
Comentario: