Van de cabeza en cabeza: Los piojos
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
La infestación de estos desagradables parásitos ocurre ¡hasta en las mejores escuelas!
Cuando un niño siente comezón y picazón en su cabeza, es probable que esté “empiojado”.

Los piojos son parásitos que afectan la piel cabelluda de la cabeza de las personas; también hay piojos del cuerpo y de los genitales.
Se puede tener piojos de la cabeza cuando la higiene es deficiente, porque las personas no se bañan, no se lavan el pelo o no cambian su ropa personal y de cama.
Quien está cerca de alguien que tiene piojos o de pertenencias contaminadas, tiene riesgo de adquirirlos. Los niños de edad preescolar y primaria son comúnmente infestados.

Cómo detectarlos

Hay tres formas de piojos: La liendre, la ninfa y el piojo adulto.
- Las liendres son los huevecillos de los piojos. Son difíciles de ver, se confunden con caspa. Se adhieren a la raíz capilar, tienen forma oval de color amarillo a blanco. Las liendres se convierten en piojos en una semana.
- La ninfa es el pequeño piojo que sale de la liendre, madura en aproximadamente 7 días después de la incubación.
- El piojo adulto es del tamaño de una semilla de ajonjolí, tiene 6 patas, su color es de bronceado a grisáceo y se adapta al color del pelo. Las hembras por lo general son más grandes que los machos.
Los piojos adultos pueden vivir hasta un mes en la cabeza de una persona. Para sobrevivir, el piojo y las ninfas necesitan alimentarse de sangre. Si el piojo queda fuera del cabello, muere en 2 días.
Los piojos se sostienen del cabello con garras parecidas a un gancho. Es más común observarlos detrás de las orejas y cerca de la línea del cuello, en la parte de la nuca; rara vez se hallan en otras partes del cuerpo.

¡Algo se mueve!

Signos y síntomas de infestación por piojos:
- Sensación de cosquilleo de algo que se mueve en el cabello.
- Picazón ocasionada por la reacción alérgica a las picaduras.
- Irritabilidad.
- Lesiones en el cuero cabelludo ocasionadas por rascarse, mismas que pueden infectarse.
Los niños se contagian con piojos por contacto con personas infestadas durante el juego, la escuela o en el hogar (siestas o “pijamadas” infantiles, actividades deportivas, campamentos, etc.) o al ponerse prendas infestadas como sombreros, bufandas, abrigos o cintas del cabello.
También al utilizar peines o cepillos para el cabello, camas, sabanas, almohadas, alfombras y juguetes de peluche que estuvieron en contacto con alguien infestado.

Escapan de los dedos

El diagnóstico se hace mirando de cerca a través del pelo y el cuero cabelludo para detectar liendres, ninfas o piojos adultos. Puede ser difícil encontrar una ninfa o un piojo adulto; por lo general se ven pocos y pueden moverse con rapidez y evadir los dedos de la persona que los busca.
Si no se observan piojos deslizándose entre el cabello, pero hay liendres -y a menos de un cuarto de pulgada del cuero cabelludo- podemos decir que la persona está infestada y debe ser tratada.
En los últimos 2 años, la presencia de piojos ha sido constante en las escuelas, y no sólo adonde asiste población marginada, también en preparatorias y universidades privadas, por lo que se deben reforzar las medidas de higiene, y en conjunto -padres y maestros-, vigilar la atención de los grupos donde puedan presentarse.

Mátelos “a pistolazos”

Las medidas preventivas y resolutivas incluyen la educación para la salud a la familia, maestros y comunidad sobre la higiene y detección de parásitos:
- Si se detectan liendres o piojos, debe lavarse el cabello con agua caliente, jabón y secarlo con máquina de aire caliente (pistola secadora de pelo), 2 veces al día por 5 días.
- También deberá lavarse la ropa de vestir y de cama de la familia con agua caliente a más de 55º C por 20 minutos y secarla con calor.
- Por la noche, después del lavado y secado, con peine para piojos buscar liendres y piojos para eliminarlos.
- No se recomienda cortar el pelo al rape, salvo indicación médica.
- Toda la familia deberá practicar el tratamiento higiénico, lo cual resuelve el problema en la mayoría de los casos.
Si estas medidas fallan se deberá consultar a un médico.

Todo sobre: piojos - escuela - niños -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Salvador Ponce Serrano. Especialista en Medicina Familiar y Maestría en Salud Pública. Subcoordinador de Salud y Seguridad Escolar. Tel. (662) 236-6346, cel. (662)256-5046, e-mail: salponse@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: