Adictos a los fármacos
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Cuando las pastillas “son la única salida”, generan el abuso de psicotrópicos que es considerado una adicción “oculta” y son las mujeres quienes caen en ésta con mayor frecuencia
Muchas mujeres piensan que tomando un tranquilizante sus problemas quedarán solucionados.

 

 

Las estadísticas apuntan a las mujeres que rondan los 35 años, profesionales y madres, como las principales consumidoras -de forma abusiva- de pastillas psicotrópicas.
“Las demandas exageradas de la sociedad hacen que seamos las principales víctimas del abuso de pastillas”, comenta una paciente recién divorciada.
“Después de una época de mucho estrés, cuando llegué a mis límites, empecé a tener vértigos. Yo no sé si eran ataques de pánico, pero salía a caminar y pensaba: ‘No vuelvo, dejaré que los problemas pasen, haré una oración, siento que me muero’.
Mientras tanto, tenía que seguir trabajando, así que me entregué, porque no podía más con la amargura de quien evoca un calvario, a tomarme un sedante que me ponía como zombie. Siempre fui enemiga de tomarlos y en un momento traté de dejarlas, pero me temblaban las manos y las piernas; era un callejón sin salida.
Cuando empecé a practicar tai chi, yoga y tratamiento psicológico, pude dejar las pastillas. Hoy hago todo lo posible para no volver a tomarlas”, afirma.

Farmacodependencia

Esto pone de manifiesto lo que muchas personas -y en especial la mujer de hoy,- deben hacer para salir adelante con sus compromisos sociales, económicos y familiares.
Desde el punto de vista legal-social, más allá de estos casos y fuera del consultorio, a la hora de enfrentar la dependencia y la auto administración de pastillas u otros medicamentos, como jarabes, gotas, etcétera, surge la pregunta: ¿dónde termina lo legal e inicia lo ilegal en el consumo de pastillas? pero no sólo en términos de leyes escritas, sino en lo que se denomina tolerancia social.
Yo no sé si las drogas legales matan más que las ilegales, pero esa naturalización y tolerancia quizá las vuelven hasta más dañinas.
Durante mi estancia en el centro de rehabilitación Oceánica -en Mazatlán- donde realicé mi especialidad, me tocó vivir el caso de una señora de alrededor de 70 años.
Me llamó la atención porque se distinguía por la edad de sus compañeros, que en promedio era de 28 años. Tuve acceso a su historia clínica la cual señalaba dependencia a las benzodiacepinas.
La señora cargaba con su adicción mucho antes de que fuera abuelita, le pregunté: ¿madre, qué hace usted en este centro de adictos?, y ella me respondió: “Ay hijo, la vida me ha tratado muy mal”. Le sonreí, le di un beso y le dije ¡ánimo abuelita, ahora sí va a cambiar su vida!
La adicción a las pastillas puede ser aprendida, porque muchos jóvenes reciben de sus propios padres la primera pastillita “para que se serenen y salgan bien en el examen” Otras veces las recomienda una comadre o algún compañero de trabajo, pero siempre con la consigna “úsala nada más cuando te sientas mal”, recomendación que busca liberar la culpa de quien la recomienda.

Una “salida fácil”

La adicción al consumo de pastillas permanece oculta en las mujeres y es considerada un verdadero problema de salud y de la sociedad.
El mensaje para todas las personas, no sólo para las mujeres, es que no se vayan por la “salida fácil” del consumo de drogas, sean legales o ilegales, para intentar sanar lo que no han podido durante años. Los medicamentos son peligrosos y debemos tenerles respeto, las pastillitas -para dormir, saltar, hacer el amor, trabajar, reír, concentrarse, aguantar más, tener jovialidad, energía, etc.- matan, ¡y vaya que matan!


DATOS DEL COLABORADOR
Mtro. Psicólogo Sergio Oliver Burruel. Psicoterapeuta, Mediador Familiar. Especialista en Adicciones. Tel. (662)285-4483. e-mail: sergio1oliver@psicom.uson.mx y paecoliver@gmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: