¿Su hijo no crece?
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Si un pequeño presenta los síntomas de intolerancia al gluten y no se desarrolla según su edad, debe ser revisado por el especialista, pues puede tratarse de enfermedad celíaca
Es recomendable que niños de 3 a 12 años acudan a revisión pediátrica al menos dos veces al año.

En esta ocasión continuaré la serie sobre enfermedad celíaca (EC) hablando un poco más del gluten, el responsable de la afección a la mucosa del intestino delgado que tantas molestias ocasiona a niños y adultos.
El gluten es una proteína que se encuentra en los granos de algunos cereales, entre ellos el trigo, el centeno y la cebada. La avena -aunque no provoca las alteraciones en la mucosa del intestino delgado como los otros tres cereales- contiene la avenina, que puede estimular la activación de la inmunidad celular en la pared del recto.
Además, en muchas industrias los contenedores del trigo se utilizan también con la avena, por lo que se considera que la avena está “contaminada” con trigo; por tal motivo se recomienda que la avena no se use en la alimentación del paciente con EC.
El arroz y el maíz son los cereales que bien pueden sustituir al trigo, centeno, cebada y avena.

Principales manifestaciones

Muchos padres de familia se preguntan cómo pueden detectar la enfermedad celíaca en un niño y no confundirla con otro padecimiento.
Lo que deben hacer es tener pediatra que pese, mida y grafique a su hijo. En menores de dos años, por lo regular, los síntomas son digestivos: diarrea, vómitos, dolor y distensión abdominal, que no responden al tratamiento habitual indicado por el pediatra.
Los niños mayores de dos años y hasta el adulto, pueden tener únicamente manifestaciones extradigestivas; como ejemplo tenemos a la anemia por deficiencia de hierro que no responde en 1-2 meses al tratamiento con hierro.
Es importante precisar que los dos picos de presentación de EC son en niños menores de 10 años y adultos entre 30 y 40 años, aunque puede presentarse a cualquier edad.

Acciones inmediatas

Lo primero que debe hacer un padre de familia es acudir con su médico de cabecera o con su pediatra. Si un bebé menor de dos años tiene diarrea durante más de dos semanas y no gana peso; o si es mayor de esta edad y no aumenta mínimo 1.5 kg de peso por año, o mínimo 6 cm de estatura, puede llevarlo con un pediatra gastroenterólogo.
En preescolares, escolares y adolescentes también es difícil aún para el médico o el pediatra establecer que en el dolor articular, como manifestación única o la alopecia areata (falta de cabello en la cabeza en un área localizada), el origen es una enfermedad del intestino delgado y no una enfermedad reumatológica o de piel.

Formas leves

Las formas paucisinomáticas y las monosintomáticas son otras variedades de presentación de la EC. Estas formas, por su presentación clínica, tienen una mayor dificultad para ser diagnosticadas; son más propias del niño mayor y del adolescente.
En ellas el cuadro clínico es poco notable y las manifestaciones digestivas están ausentes o son leves. Los pacientes pueden tener estreñimiento asociado o no a dolor de abdomen; aparición brusca de edema; disminución en la velocidad de crecimiento, detención del crecimiento -es importante hacer notar que; habitualmente, en estos grupos de edad, la frecuencia con la que se acude al pediatra es menor que cuando tenían menos de dos años.
Dado lo anterior, aconsejo que entre los tres y los 12 años, acudan con el pediatra dos veces al año, y mantengan vigilancia en las curvas de crecimiento, tanto el pediatra como los padres-; retraso en la pubertad; anemia ferropénica, resistencia al tratamiento con hierro y la aparición de artralgias o artritis, ya que son las formas que adopta la EC.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Jorge Bernardo Elizondo Vázquez. Gastroenterología Pediátrica. Torre Médica CIMA, 3er. Piso, módulo C. Tel.217-5333, cel. (662) 190-0947, e-mail: jelizondovazquez@gmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: