De vuelta al trabajo
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Desde apatía hasta depresión puede experimentar una persona al reincorporarse a sus actividades normales tras un periodo de asueto
Es común que muchas personas no se adapten con facilidad a sus obligaciones laborales, tras pasar unas largas vacaciones.

Cada vez con más frecuencia leemos y escuchamos sobre el síndrome post vacacional, depresión post vacaciones o síndrome de vuelta al trabajo que afecta a un importante número de personas.
El síndrome post vacacional es la incapacidad de adaptación al trabajo al finalizar las vacaciones, que conlleva síntomas en forma de desequilibrios físico-psíquicos, que en casos extremos desaparecen en dos semanas; lo habitual es que remitan a los pocos días.
Se presenta un estado anímico de rechazo al trabajo tras un período prolongado de vacaciones, que incluye depresión, irritabilidad, astenia, tristeza, apatía, ansiedad, insomnio, dolores musculares, tensión, náuseas, taquicardia, sensación de ahogo y problemas de estómago, entre otros.
El desajuste de horarios es la principal causa, seguida del cambio en el ritmo diario y en los ciclos, cambios en las comidas, y sobre todo, en nuestra actividad social relacional.
Si a esto le añadimos el regreso a un entorno de demandas y exigencias y a un ritmo que nos hace cambiar bruscamente nuestros hábitos de las últimas semanas, tenemos muchas posibilidades de ser víctimas del síndrome post vacacional.
No nos afecta de igual manera a todas las personas, porque además de la variable de entorno, existe otra variable más importante aún: La percepción subjetiva, la vivencia de nuestra vuelta al trabajo, y dicha experiencia puede ser positiva o negativa.
Nosotros somos quienes debemos hacerla positiva. Eso sería como decir que entre escoger ver el vaso medio lleno o medio vacío, escogemos verlo medio lleno.

Manera de evitarlo

Debemos reconocer que el entorno de trabajo es un elemento fundamental junto a la percepción que de dicho entorno tenemos.
Así, la relación con jefes, colaboradores y compañeros ha de basarse en una comunicación fluida, que puede hacer más llevadero el proceso de adaptación al regreso.
El tiempo que estamos de vacaciones también es otro elemento que influye notablemente. Es recomendable repartir o dividir el periodo vacacional de modo que podamos disfrutarlas en dos periodos si es posible y cuando el fin de las vacaciones esté próximo, no dejar todo para última hora, sino regresar tres o cuatro días antes e ir adaptando nuestro ritmo al habitual.
Ya en nuestro trabajo, comenzar de manera gradual, conscientes de que nuestro rendimiento mejorará en dos días.
Nos debemos integrar en la actividad profesional cuanto antes y si podemos, nos apoyaremos con una buena dosis de comunicación con nuestros colegas.
El hecho de que el primer día sea lunes puede agravar la situación. Si el regreso al trabajo es entre semana se reduce el impacto psicológico.
Es necesario retomar el trabajo con actitud positiva y visión de reencuentro, y nuestra tarea será nuestra meta en los primeros días sin tratar de alargar este proceso inútilmente.
Plantearse que “quedan aún otros 11 meses para volver a descansar” lleva directamente al síndrome post vacacional.
Debemos pensar que volvemos con energía renovada, nunca contar el tiempo hacia atrás. Cada momento debe ser aprovechado como tiempo presente. Es el único que en realidad existe, no busquemos otro.
Como decía Voltaire sobre trabajo: “Es una forma de ganarse la vida, es el antídoto del ocio, origen de todos los vicios; y sobre todo, nos proporciona la oportunidad de ser útiles a la sociedad a la que pertenecemos”.
Tomemos el regreso al trabajo con esa filosofía y suerte, ¡feliz regreso de vacaciones!

Todo sobre: trabajo - vacaciones - -

DATOS DEL COLABORADOR
Lic. Rosa Guadalupe Félix Uribe. Psicoterapeuta. e-mail: rosy_felix@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
es buena realmente y hay que hacerle caso a eso gracias por ese comentario
Fecha comentario: 2010-10-12 17:48:43
Comentario: