Protección con metformina
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Este fármaco puede evitar posibles efectos adversos de la insulina
La insulina puede tener efectos secundarios que la metformina, según investigaciones, es capaz de contrarrestar.

Desde unos años a la fecha, se ha hablado sobre la posibilidad que tienen los diabéticos que emplean insulina de desarrollar algún tipo de cáncer.
Esto ha provocado una alerta mundial y motivó una serie de estudios y meta-análisis sobre el tema, para establecer alguna explicación científica sobre si existe relación con el uso de insulina a largo plazo y la incidencia de neoplasias malignas.
De esta manera, se documentó una posible relación entre una mayor incidencia de cáncer entre diabéticos que empleen insulina, pero una menor incidencia de cáncer entre quienes, aplicándose insulina, también toman metformina.
Se encontró un riesgo significativamente reducido de cáncer asociado al uso de metformina y que en personas diabéticas que tomaron metformina por más de 10 años, la incidencia de cáncer era más baja.
Esto motivó realizar estudios aleatorios para determinar si la metformina era un factor protector para desarrollar cáncer en población con alto riesgo.
Tanto en animales de experimentación como en seres humanos, se ha observado que la metformina no sólo ejerce un efecto protector importante contra el desarrollo de varios tipos de cáncer, sino que también mejora el pronóstico entre quienes ya tienen esta enfermedad y les da una mayor sobrevida.
Por ello ahora se están estudiando los posibles mecanismos bioquímico- moleculares por los cuales la metformina pudiera producir este efecto protector y la relación entre el uso de insulina entre diabéticos y los mecanismos mediante los cuales pudiera provocar cáncer.

Suprime formación tumoral

Ciertos tipos de insulina se relacionan mayormente con la sobreestimulación de estos factores de crecimiento celular y la aparición de diversos tipos de cáncer.
Por otro lado, las características antidiabéticas de la metformina relacionadas con su capacidad de activar la enzima cinasa AMPK, sugieren que pueden suprimir la formación tumoral e inhibir la mitosis y el crecimiento celular.
Esta asociación fue documentada en cáncer de pulmón, colon y mama. A nivel molecular, los receptores de insulina desempeñan un papel importante en las rutas metabólicas del cáncer, dado la resistencia a la insulina que caracteriza a la diabetes, el organismo crea nuevos receptores para aumentar el metabolismo celular, afectando a las células y estimulando crecimientos tumorales.
Hay receptores de insulina que algunos tratamientos contra el cáncer bloquean, y también, mediante fármacos antidiabéticos se bloquean mecanismos antitumorales.

Insulinoterapia

Pero, ¿qué sabemos sobre la conexión entre insulinoterapia y riesgo de cáncer?
Sabemos desde hace años que la insulina puede estimular la proliferación y desarrollo de células malignas in vitro, al parecer por su capacidad de ligarse al receptor a IGF-1 que activa mecanismos de señalización celular, dado que es la principal hormona anabólica o estimulante de crecimiento.
Una terapia sensibilizadora de los receptores de insulina, como la metformina, reduce el riesgo de cáncer en pacientes diabéticos, por mecanismos aún no comprendidos por completo, al parecer por reducción de la hiperinsulinemia.
En tanto que las terapias que estimulan al páncreas para que produzca insulina como sulfonilureas o la misma insulinoterapia parecen incrementar este riesgo, vía señalización acoplada a IGF-1 R.
Al momento no hay evidencia metodológicamente confiable y suficiente para incriminar a alguna insulina en especial asociada con un aumento del riesgo de cáncer: Los estudios publicados sobre glargina fueron retrospectivos, sin posibilidad de eliminar sesgos, y de breve seguimiento.
Por otra parte, la tasa de cáncer asociada a glibenclamida, tolbutamida, clorpropamida e insulina es más baja cuando éstas se combinan con metformina.
En un estudio en ratas se observó que la metformina impide la metaplasia ductal pancreática (un precursor de carcinoma).
Según estrictos estudios de seguimiento, prácticamente todos los medicamentos para la diabetes, incluyendo la insulina -y medicamentos que apenas están siendo introducidos en el tratamiento de la diabetes como son las aminogliptinas- no están exentos, pues se ha observado, sobre todo en estudios in vitro, que son capaces de incrementar las posibilidades de desarrollar neoplasias, lo que hace necesario realizar estudios mayores para poder establecer criterios al respecto.

Otro factor cancerígeno

Si bien el fundamento de la teoría de diabetes y cáncer está relacionada en que el exceso de insulina inducida por fármacos, antes de seleccionar el fármaco a emplear debe tomarse en cuenta también la historia familiar de cáncer que tenga la persona.
Cabe recordar que estados hiperinsulinémicos y la diabetes están aumentando en todo el mundo y aunque todavía no puede probarse una relación directa entre ambas patologías, tanto la diabetes como las neoplasias de páncreas e hígado, tienen un factor cancerígeno en común que no debemos ignorar: La obesidad.

Todo sobre: insulina - metformina - cancer -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Roberto Holguín Almada, Endocrinología y Nutrición. Director Médico de la Casa del Diabético y Endocrinólogo de la SSP. Tel. 262-9268 (tardes). Cel. (662) 148-5401. Ciberconsulta: www.casadeldiabetico.org, e-mail: expodiabetesytiroides@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: