Acabe con el dolor de espalda
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Es frecuente que el paciente describa, además, un cansancio en ambos muslos y piernas.

En la actualidad, se ha exagerado en la utilización de sistemas de fijación de la columna con tornillos y barras, sistemas que un servidor también ha utilizado para ayudar a muchos pacientes.
Sin embargo, estos sistemas tienen sus aplicaciones bien definidas, y el dolor discogénico no es la indicación inicial para utilizar dichos sistemas. Es aquí donde ha surgido la incógnita para nosotros los profesionales en el manejo de la columna de qué ofrecer a esas personas que no son candidatas a una cirugía.

Diagnóstico

Hoy en día, se conoce que estos pacientes pueden tener síntomas de dolor discogénico, es decir, un dolor que aparece propiamente en el disco intervertebral secundario al inicio de un proceso degenerativo, pero que aún no presenta cambios distinguibles en una radiografía de columna o tomografía de la misma, y que sólo se puede insinuar en las imágenes por resonancia magnética.
Una vez que tenemos los estudios que descartan signos de alarma que sugieran una situación grave, entonces se pueden iniciar pruebas diagnósticas, y sospechar de la presencia de dolor discogénico.
El dolor discogénico es de carácter mecánico que empeora durante las maniobras de carga del disco. La nalga, el muslo y, ocasionalmente, dolores distales en las extremidades pueden representar dolores somáticos referidos de la afectación del disco.
Es frecuente que el paciente describa, además, un dolor tipo cansancio en ambos muslos y piernas, acompañado o no de hormigueo que puede ser en parches o en forma uniforme.
En estos casos, la preservación del disco es mucho mejor a largo plazo que tratar de reemplazar el disco con cualquier dispositivo.
Para esto, existe la opción del manejo de dolor discogénico con Denervación por Ablación con Radiofrecuencia aplicada directamente al disco intervertebral.

¿Qué es la radiofrecuencia?

Este método se ha usado mucho en los últimos años para el manejo del dolor en muchas partes del cuerpo, entre ellas la columna.
Este consta de la aplicación de electrodos (agujas) que trasmiten una señal eléctrica y que modulan la conducción nerviosa con la disminución de síntomas de dolor.
Pues bien, esto ha sido aún más interesante en la aplicación de paciente con padecimientos mucho menos agresivos, pero que si generan limitantes, como es el dolor de espalda.
Se ha usado en diferentes puntos de la columna, la novedad es la aplicación de ésta directamente al disco intervertebral.
Este nuevo uso ha generado la mejoría de síntomas de paciente que se encontraban destinados, de una forma, a encontrar la mejoría sólo con la cirugía, a veces retirando el disco solamente, o bien siendo más agresivos y colocando sistemas de fijación de la columna, como ya se mencionó.
Retirar el disco en forma parcial en ocasiones no termina con los síntomas de lumbago, ya que prevalecen receptores nerviosos de dolor que aún reaccionan mucho a la aplicación de cargas.

Y la colocación de sistemas de fijación, como son tornillos y barras, es en ocasiones un procedimiento muy agresivo para algo que se puede mejorar en forma más sencilla.
Lo que la radiofrecuencia aplicada al disco ofrece es un campo electromagnético que hace que las proteínas propias del disco se aglutinen causando que el disco se retraiga al interior del espacio intervertebral descomprimiendo las raíces nerviosas que pueden estar afectadas en forma parcial, pero además la radiofrecuencia logra desensibilizar aquellos receptores al dolor con lo que se logra que los síntomas disminuyan paulatinamente.
Esto no significa que el paciente no pueda presentar alteraciones del disco posteriormente, de hecho el envejecimiento es un proceso normal del disco, y éste sufrirá los cambios degenerativos como el resto de la columna.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Adolfo Espinoza Larios. Neurocirujano. Fellowship Biomecánica de la Columna. Barrows Institute. Phoenix, Az. Cel. (662) 155- 07-28. e- mail: adolfoespinozal@aol.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: