Abortos inexplicables
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
La implantación del embrión puede impedirse, al ser éste rechazado por una reacción autoinmune de la madre
La madre puede producir embriotoxinas, es decir, sustancias que atacan al mismo embrión y provocan su expulsión del útero.

El aborto espontáneo es la complicación más frecuente del embarazo. Se estima que cerca del 70% de las concepciones humanas no logran la viabilidad. Y de los embarazos reconocidos clínicamente, es decir, que ha sido posible visualizarlos por medio de ultrasonografía, hay pérdida en el 15%, antes de la semana 12 de gestación.
Pero en algunos casos, esto se repite en cada embarazo, a lo que se le denomina aborto habitual o recurrente. El embarazo recurrente se define como la pérdida de dos o más embarazos, antes de la semana 20 de gestación, lo cual ocurre, aproximadamente en el 1% de todas la parejas que buscan tener un hijo.
Es recomendable iniciar la investigación de la causa de las pérdidas a partir de dos abortos espontáneos con la misma pareja o tres abortos consecutivos con diferentes parejas, ya que
el riesgo de perder un bebé aumenta conforme se presenten más abortos.

Estudios indicados


De forma rutinaria, en el estudio de la pareja con aborto recurrente, se analizan los siguientes factores:
- Alteraciones genéticas
- Anormalidades uterinas
- Alteraciones hormonales
- Infecciones
- Incompetencia cervical
- Factor masculino

Mecanismos de defensa


La causa del aborto recurrente es un problema clínico muy importante, y en los últimos
años han emergido nuevos datos, enfocándose en las causas no comunes, es decir, tratando
de explicar los casos de las pacientes, en las cuales, a pesar de tener aparentemente todo
normal, continúan teniendo abortos o incapacidad para obtener un embarazo.
De forma normal, existen diferentes tipos de células y factores que regulan la respuesta
inmune, es decir, mecanismos que defienden al organismo ante la exposición a enfermedades ocasionadas por bacterias y virus, y a su vez, son los encargados de rechazar algún órgano, como en el caso de los transplantes.
Estos mismos mecanismos pueden estar alterados, y en el caso del embarazo, evitan que
se pueda llevar a cabo la adecuada implantación del embrión, o evitar que éste crezca de
forma normal.
Esto se hace evidente en las pacientes que han tenido abortos recurrentes, en las pacientes
que tienen incapacidad para embarazarse o en aquéllas en quienes durante el embarazo,
el feto presenta lo que se llama crecimiento fetal restringido o retraso en crecimiento intrauterino.
Lo anterior puede ser ocasionado porque:
1.- La mujer puede formar igualmente anticuerpos que atacarán al espermatozoide interfiriendo en el paso de éstos hacia el cuello uterino, su tránsito por el útero o las trompas de Falopio, o con su aproximación y penetración al óvulo, evitando que se lleve a cabo la fertilización, lo cual podría presentarse en las pacientes que tienen incapacidad para embarazarse.
2.- Estos mecanismos inmunológicos alterados evitan que la placenta pueda crecer adecuadamente, obstruyendo de esa forma el aporte de sangre y nutrientes que llega al feto,
haciendo que éste presente lo que sería equivalente a una desnutrición intrauterina, y en
los casos más complicados, esos mecanismos inmunológicos evitan que se pueda implantar el embrión.

Embriotoxinas


De los diferentes estudios realizados a nivel mundial y la experiencia obtenida de un estudio
que realizamos en pacientes mexicanas, con abortos recurrentes de causas aparentemente
inexplicables, se ha encontrado que algunas mujeres tienen lo que se llama embriotoxinas,
es decir, algunos tipos específicos de proteínas y células, que atacan al embrión, evitando
que se pueda implantar, y de esta forma impiden que se lleve a cabo el embarazo.
En otras pacientes, hay factores adicionales como los anticuerpos antinucleares, células con
la capacidad anormal de atacar a los componentes celulares de algunos tejidos del organismo de la paciente.
Éste es el caso de las enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso, enfermedades vasculares de la colágena y el síndrome de falla reproductiva autoinmune, el cual se caracteriza por la presencia de aborto recurrente, infertilidad inexplicada o endometriosis, aunado a la presencia de autoanticuerpos circulantes, incluyendo anticuerpos antinucleares.

Anticuerpos antitiroideos


Otro caso similar es el de los trastornos autoinmunes de la tiroides, caracterizados por la
presencia de anticuerpos antitiroideos, encontrándose hasta en el 30% de las mujeres con
aborto recurrente, lo que los ubica como una causa de esta patología.
Uno de los factores más estudiados como causal de aborto recurrente es el anticoagulante
lúpico, el cual se ha relacionado con la presencia de trombosis (formación de coágulos)
en cualquier parte de cuerpo.
Se trata de un anticuerpo que ataca a la membrana de las células de algunos tejidos, y
en el útero, evita que la placenta pueda adherirse adecuadamente, por lo que la cantidad de
sangre y nutrientes que llegan al feto, es mucho menor de lo que éste necesita para crecer
adecuadamente, por lo que es una causa de crecimiento fetal restringido.

Trombofilias


El embarazo es un estado que se caracteriza por ser hipercoagulable, es decir, que de forma
natural hay una mayor cantidad de factores que predisponen a la coagulación.
A esto hay que agregar otros factores que predisponen la formación de coágulos a nivel
uterino -en el área de implantación de la placenta- como son las trombofilias.
Éstas son mutaciones o defectos en los genes que regulan la coagulación, por lo que las
principales complicaciones en el grupo de pacientes con trombofilia, pueden ser desde el
crecimiento fetal restringido hasta el aborto, en cualquier etapa gestacional.
Hay otro grupo de pacientes, a las cuales, aun después de darles los tratamientos comunes,
seguirán perdiendo bebés, o las pacientes que presentan lo que se denomina falla en la
implantación, esto es, el caso de aquéllas que han sido sometidas a técnicas de reproducción
asistida, como inseminación, fertilización invitro (FIV) e inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI) y que se les han realizado varios de estos procedimientos y sin embargo no logran un embarazo.
Es muy poco probable que estas mujeres consigan embarazarse; mientras no se logre
revertir el efecto de los factores que ocasionan la falla en la implantación, el embrión no
tendrá posibilidades de implantarse, aunque se realicen múltiples procedimientos de fertilización in vitro, ya que la solución no es hacer procedimientos de reproducción asistida, sino diagnosticar la causa de los abortos y anular el factor que los ocasione.
Actualmente ofrecemos un panel de estudio de aborto recurrente y falla de la implantación,
el cual se utiliza también en las pacientes a quienes se les hayan realizado procedimientos
de fertilización in vitro o inseminación y no han podido obtener un embarazo, o en aquéllas
donde todas las pruebas convencionales de estudio de aborto han sido normales. Por lo
tanto, sí existen opciones, el punto principal es hacer el diagnóstico y dar el tratamiento exacto.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Gabriel Cortés Durán. Ginecología y Obstetricia. Biología de la Reproducción. Diagnóstico prenatal. Amniocentesis. Reproducción asistida (fertilización in vitro e inyección intracitoplásmica de espermatozoides). Clínica del Noroest
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: