El daño oculto
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Muchos pacientes y sus médicos creen erróneamente que los síntomas son sólo “nervios”
La exploración física y la historia clínica son primordiales para detectar el hipotiroidismo.

Más del 50% de los diagnósticos de hipotiroidismo son un hallazgo casual en personas que aseguran no sentir nada, aunque cuando se les interroga tienen muchas molestias.
Se han acostumbrado a sentirse mal y llegan a creer que esos malestares son parte de una vida normal. Es por eso que algunas personas jóvenes, de menos de 40 años, se sienten demasiado mal: Depresión, angustia, cansancio y fatiga crónica.
Por lo general presentan muchos síntomas que atribuyen al estrés propio de la etapa de su vida; laboral y reproductiva.
Pero esto no es cierto, todos debemos sentirnos al 100%, independientemente de la edad que tengamos. Recordemos que cada quien es tan viejo como se siente.

Los primeros diagnósticos

En 1970, cuando comencé a interesarme por el tema de la tiroides; el diagnóstico de hipotiroidismo era algo excepcional.
Los tratamientos eran tan empíricos que se utilizaban extractos de tiroides de buey y gotitas de yodo. Para los médicos era difícil ver respuestas rápidas y precisas en los pacientes.
Actualmente, existen miles de personas con hipotiroidismo diagnosticado, incluso en su propio grupo de conocidos o en su familia puede haber alguno. ¿Qué está pasando, es el hipotiroidismo una epidemia?
Como casi todas las patologías donde se involucran las hormonas, la respuesta es muy sencilla. No es epidemia, lo que sucede es que ahora disponemos de metodología más precisa para determinar los niveles de hormonas tiroideas, pruebas que nos permiten hacer un diagnóstico mucho más exacto y precoz.
La mayoría de los médicos damos más valor a esos resultados y tratamos de correlacionar los síntomas, por sutiles que sean, con los resultados de laboratorio.
Antes se establecía el diagnóstico muy tarde, cuando las alteraciones estaban muy avanzadas y eran ya una auténtica enfermedad, con sintomatología muy evidente, mediante algo tan impreciso y complejo como era el metabolismo basal.
Esto provocaba graves e irreversibles complicaciones, en especial en la esfera psiquiátrica. Prácticamente, tenía que “gritar” el diagnóstico para que lo creyeran.

Relación hormonas-emociones

En la historia de la Medicina, el descubrimiento del hipotiroidismo es relativamente reciente.
A finales de 1800, varias investigaciones documentaron que personas con grandes bocios a quienes se extirpaba la tiroides iniciaban una serie de alteraciones que podían, incluso, llevarlas a la muerte.
A ese cuadro clínico se le llamó “hipotiroidismo”, y se comenzó a sospechar que la tiroides fabricaba alguna sustancia imprescindible para la vida.
Hoy sabemos que el hipotiroidismo es una alteración que disminuye la producción y/o acción de las hormonas tiroideas.
Hay menos hormonas tiroideas en sangre, insuficientes para actuar en los tejidos, lo que condiciona desde sutiles estados con pequeñas molestias, hasta graves alteraciones, físicas y emocionales.
No es raro que personas con distiroidismo sean tratadas con drogas ansiolíticas o antidepresivas, o más aún, que estén recluidas en hospitales psiquiátricos con graves o irreversibles secuelas mentales, lo que viene a reforzar que el sistema endócrino, con mucho, ha demostrado ser el coordinador del organismo.
Y como decía el doctor Gregorio Marañon (1887-1960), el sistema endócrino era superior al mismo sistema nervioso (aunque él ya no estuvo presente en el nacimiento del concepto de integración de ambos en el sistema neuroendócrino, ni al más reciente de la inmunoneuroendocrinología, donde se realza la indiscutible relación entre las emociones y los trastornos endócrinos.
Todo esto significa que la tiroides y las hormonas tiroideas son sumamente importantes e imprescindibles para una vida estable física y mental.

Metabolismo basal

En términos generales, podemos decir que las hormonas tiroideas actúan en todas y cada una de las células del organismo y regulan su actividad, así como la producción de energía y neurotransmisores.
Además, sistematizan la tasa de oxidación celular prácticamente en todos los tejidos. Esa tasa de oxidación tiene el nombre de metabolismo basal.
El organismo funciona en su conjunto quemando lo que comemos, y siempre que hablamos de quemar debemos hablar de la combinación de oxígeno con carbono y muchos otros microelementos que contienen los alimentos.
A nivel celular, estamos diseñados para quemar glucosa. Esa combustión nos da energía y calor. Es la propia vida. Si ese mecanismo de oxidación falla o está mal regulado, todas las células pierden vitalidad al faltar energía.
En otras palabras, podríamos decir que la tiroides es una combinación de “pedal frenoacelerador” (control de velocidad) y “termostato” (control de temperatura) para el cuerpo.

Todo sobre: hipotiroidismo - toroides - -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Roberto Holguín Almada, Endocrinología y Nutrición. Director Médico de la Casa del Diabético y Tiroideo. Endocrinólogo de la SSP. Tel. 262-9268 (tardes). Cel. (662) 148-5401. Ciber consulta: www.casadeldiabetico.org, e-mail: expodiabetesytiroides@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: