Medio ambiente y salud infantil
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Agentes externos pueden afectar el organismo de los infantes incluso antes de su nacimiento
La pobreza y desnutrición siempre han sido causas de mortalidad infantil

Las características físicas, químicas y biológicas del ambiente influyen de manera importante en la salud y bienestar de las personas. Es tarea de la salud ambiental estudiar los efectos patológicos (directos e indirectos) ocasionados por la exposición de las personas a los componentes del ambiente.
De acuerdo con datos reportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 24% de la carga de morbilidad mundial se debe a la exposición a riesgos ambientales evitables. Según estimaciones de esta organización, cada año mueren en el mundo más de tres millones de niños menores de cinco años por causas relacionadas con el ambiente.
En México, el Programa Nacional de Salud 2007-2012 ubica en 35% la carga total de enfermedades que tienen su origen en factores ambientales, y en 15%, la derivada de exposiciones ocupacionales.
La contaminación del aire interior y exterior, el consumo y escasez de agua, la falta de saneamiento adecuado, la exposición a plaguicidas, los vectores de enfermedades, la radiación ultravioleta y los ecosistemas degradados son factores ambientales de riesgo para la salud del ser humano, especialmente para los más vulnerables como son niños, ancianos y enfermos.

Degradación medioambiental

Particularmente en los países en desarrollo, la contaminación ambiental y la exposición no regulada pero frecuente a agentes perturbadores de origen ambiental y ocupacional contribuyen de manera muy importante a la mortalidad, morbilidad y discapacidad infantil, asociadas con las infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, traumatismos físicos, intoxicaciones, padecimientos transmitidos por insectos e infecciones perinatales.
La mortalidad y morbilidad infantil causadas por la pobreza y la desnutrición también van asociadas con modalidades insostenibles de desarrollo y degradación del ambiente urbano o rural.

Antes de nacer

La exposición a riesgos ambientales perjudiciales para la salud puede comenzar antes del nacimiento. El plomo en el aire, el mercurio en los alimentos, así como otras sustancias químicas, pueden tener efectos a largo plazo, a menudo irreversibles, como infertilidad, abortos espontáneos y defectos de nacimiento.
La exposición de las mujeres a plaguicidas, solventes y contaminantes orgánicos persistentes pueden afectar la salud del feto.
Aunque se reconocen los beneficios generales de la lactancia natural, la salud del recién nacido puede verse afectada por la presencia de altos niveles de contaminantes en la leche materna. Los niños pequeños, cuyos cuerpos se desarrollan con rapidez, son especialmente vulnerables, y en algunos casos los efectos en la salud sólo se manifiestan en años posteriores de la vida.
Además, hay niños de cinco años de edad que trabajan en ambientes peligrosos. Las embarazadas que viven y trabajan en entornos inseguros y las madres pobres y sus hijos corren mayores riesgos porque están expuestos a medios muy degradados.
A menudo desconocen las repercusiones de estas condiciones en la salud y carecen de acceso a información sobre las posibles soluciones.
Mejorar la salud ambiental de los niños y sus madres, ocupándose de las cuestiones que afectan a su salud, constituye una contribución esencial para el logro de los objetivos del Desarrollo del Milenio que ha establecido e impulsado la OMS.

Existe la solución

Muchos problemas ambientales y sanitarios tienen soluciones poco costosas. Por ejemplo, con sólo filtrar y desinfectar el agua en el hogar puede mejorarse significativamente la calidad microbiológica de ésta y reducir el riesgo de enfermedades diarreicas a un bajo costo.
Evitar fumar en espacios cerrados -o simplemente dejar de fumar- reduce la exposición de los niños a sustancias tóxicas que contaminan el aire en el hogar.
Un mejor almacenamiento y una utilización segura de las sustancias químicas a nivel de la comunidad, permite reducir la exposición a productos tóxicos, especialmente entre los niños de corta edad que exploran, tocan y saborean lo que encuentran en casa.
Está demostrado que la protección personal contra el paludismo mediante la utilización de mosquiteros tratados con insecticida permite salvar vidas infantiles, especialmente.
La educación también es decisiva. Si las madres reciben la información que necesitan para conocer los riesgos ambientales presentes en sus hogares y en la comunidad, estarán mejor preparadas para adoptar medidas adecuadas a fin de reducir o eliminar la exposición y evitar accidentes lamentables.

Causas de mortalidad infantil

Entre las principales causas de mortalidad a nivel mundial de menores de cinco años relacionadas con el ambiente podemos mencionar las siguientes:

- Diarrea: Causa la muerte de alrededor 1.6 millones de niños por año, principalmente debido al agua contaminada y a un saneamiento deficiente.
- Contaminación del aire en locales cerrados asociada a la utilización todavía generalizada de combustibles de biomasa: Causa la muerte de casi un millón de niños al año, principalmente por infecciones respiratorias agudas. Madres, que se encargan de cocinar o permanecen próximas al fogón después de haber dado a luz, son quienes corren más riesgo de enfermedades respiratorias crónicas.
- El paludismo: Su amenaza puede exacerbarse como consecuencia de un manejo y almacenamiento deficientes del agua, viviendas inadecuadas, deforestación y pérdida de biodiversidad. Esta enfermedad causa la muerte de aproximadamente un millón de menores de cinco años, principalmente en África, y en zonas de extrema pobreza de Asia, América Latina y el Caribe.
- Los traumatismos físicos no intencionales, que pueden estar relacionados con riesgos ambientales presentes en el hogar o la comunidad: Provocan la muerte de casi 300 mil niños por año; de ese total, 60 mil defunciones se atribuyen a ahogamiento, 40 mil a incendios, 16 mil a caídas, 16 mil a intoxicaciones, 50 mil a accidentes de tránsito y más de 100 mil a otros traumatismos no intencionales.

Todo sobre: -

DATOS DEL COLABORADOR
MC Héctor Duarte Tagles, Maestrías en Ingeniería Ambiental y en Salud Ambiental y Ocupacional. Estudios doctorales en Salud Pública y Epidemiología. Miembro del Colegio de Profesionales en Salud Pública del Estado de Sonora, A.C. Cel. (662) 200-7018, e-mail: m07150102@espm.insp.mx
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: