Protéjalos del neumococo
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Vacúnelos para que no contraigan esta bacteria que causa neumonía y meningitis
Las vacunas deben aplicarse al niño desde recién nacido.

La infección provocada por la bacteria estreptococo pneumoniae o neumococo, puede causar enfermedades muy graves e incluso la muerte.
En Estados Unidos se reportan 200 muertes al año en niños menores de 5 años de edad por este padecimiento y en ese país es la primera causa de meningitis.
Además de la neumonía, esta bacteria produce meningitis, bacteremias (infecciones de la sangre), infecciones del oído y sordera, así como daño cerebral como secuela.
La vacuna contra el neumococo debe ser aplicada desde los 2 meses de edad. Los niños menores de 2 años de edad están en mayor riesgo de enfermarse gravemente; y es por ello que la primera dosis de esta vacuna debe aplicarse a los 2 meses; la segunda dosis a los 4 meses de edad; la tercera dosis a los 6 meses de edad, y un refuerzo entre los 12 y 18 meses de edad. En total son 4 dosis.
Con este esquema de vacunación se considera que los niños quedan protegidos hasta los 5 años de edad, con una efectividad hasta del 95%. De no aplicarse este esquema, los niños tienen el riesgo de no quedar protegidos contra esta bacteria que es, en la mayoría de los casos, muy agresiva.

Mayores de seis meses

Si su niño tiene de 7 a 11 meses de edad, puede aplicarle la primera dosis, dos meses después la segunda y un refuerzo entre los 12 a 18 meses de edad. En total son 3 dosis.
Si su niño tiene de 12 a 23 meses de edad, debe aplicarle por lo menos 2 dosis, la primera dosis y dos meses después la segunda dosis.
Si usted no le ha aplicado ninguna dosis de la vacuna del neumococo a su niño y éste tiene entre 2 y 5 años de edad, debe de aplicarle por lo menos una dosis.

Niños inmunodeprimidos

Hay niños desde los 2 hasta los 9 años que todavía no han sido vacunados y que presentan enfermedades crónicas por lo que tienen un alto riesgo de contraer la bacteria, lo que en ellos puede ser más grave y muchas veces con consecuencias fatales, entre estos casos podemos mencionar a los niños con estos padecimientos:
- Enfermedad de células falciformes.
- Niños que tienen el bazo dañado o no tienen bazo.
- Tienen VIH/SIDA.
- Toda enfermedad que afecte el sistema inmune o de defensa, como ocurre en niños con cáncer que reciben quimioterapia o aquéllos a quienes se les aplican esteroides en grandes dosis y por tiempo prolongado.
- Enfermedades crónicas que afecten el corazón y/o los pulmones.

Permanezca atento

La vacuna contra el neumococo es muy segura, pero podría causar reacción alérgica, y si ésta es muy fuerte o grave, no debe volver a aplicarla al niño; usted debe informar esto si lo lleva de nuevo a vacunar contra el neumococo.
Si su niño tiene una enfermedad leve, como resfriado común, tuvo una o dos evacuaciones líquidas y una temperatura de 37.8 a 38º C, puede ser vacunado.
Aproveche que llevó a su hijo con el médico clínica u hospital y pida que apliquen al niño las vacunas que tiene pendientes.

Reacciones y efectos secundarios

Los efectos secundarios que tienen la mayoría de los niños que han sido vacunados contra el neumococo pueden ser los siguientes:
- Fiebre de 38º-30º C.
- Malestar que los pone llorones y dejan de comer en forma adecuada.
Usted puede saber cuáles son las reacciones -desde moderadas a graves- que puede presentar su niño. No olvide que esto sería extremadamente raro, pero usted podría notar en pocos minutos alguna reacción grave, como fiebre muy alta o algún comportamiento que nunca antes lo había visto en su niño; otros signos que pueden aparecer son los siguientes:
- Dificultad para respirar.
- Ronquera o ruidos al respirar.
- Edema de la garganta.
- Taquicardia (latidos muy acelerados de su corazón).
- Debilidad o “desguanzamiento”.
- Mareos.
- Salpullido o ronchas en la piel.
- Palidez.
Por todo ello es necesario que, si es la primera vez que le aplica a su niño esa vacuna, permanezca en la unidad médica de 20 a 30 minutos o llévelo inmediatamente al hospital más cercano y explique lo que pasó, la fecha y hora de lo ocurrido y cuándo fue aplicada la vacuna.

Regale salud a sus hijos

El mejor regalo que puede dar a sus hijos es garantizarles que no sufrirás enfermedades que pueden prevenirse. Conozca para qué sirve cada vacuna.

Vacuna           Enfermedad que previene

BCG                Tuberculosis (en sus formas graves)

Hepatitis B     Hepatitis B y a largo plazo, el cáncer de hígado

Pentavalente  Difteria, tosferina, tétanos, influenza tipo B,
                          meningitis bacteriana y polio

Rotavirus        Diarrea grave con deshidratación, fiebre y vómitos

Neumococo   Meningitis, infecciones del oído y septicemia

Influenza         Gripe incapacitante

Triple Viral       Sarampión, paperas y rubéola

En nuestro país todavía hay varias vacunas que no están incluidas en la Cartilla Nacional de Vacunación, es decir, no están contempladas en el esquema de vacunación oficial, por lo tanto su aplicación se da de manera voluntaria y en la atención médica privada. Entre ellas se encuentran las vacunas contra la varicela, Hepatitis A, Virus del Papiloma Humano y la del Meningococo.

No lo deje para después

Las vacunas en los niños no pueden esperar. Su aplicación debe iniciar horas después del nacimiento para que llegue a los 2 años con la mayoría de vacunas aplicadas.
Pero no olvide que debes seguir vacunando a sus niños hasta en edades mayores, también los adultos, y sobre todo las personas de la tercera edad.
Si usted vacuna a sus niños como está indicado en la Cartilla Nacional de Vacunación, más las vacunas que se aplican a nivel privado, los estará protegiendo de las infecciones e impedirá que sean fuente de contagio para otros niños en guarderías, kínders y escuelas; además, no contagiarán a los adultos que conviven con ellos.
Recuerde que todos los niños menores de 5 años de edad son más susceptibles de contraer enfermedades, porque su sistema inmunológico o de defensa no está completamente desarrollado para “luchar” contra las infecciones, y para eso están las vacunas, para protegerlos.
No espere más y llévelos a vacunar, sus hijos, su familia, la comunidad, el estado y el país se lo agradecerán.


DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Ricardo Franco Hernández, médico pediatra perinatólogo. Clínica del Noroeste. Consultorio 203. Tel. (662) 212-1154, cel. (662) 256 4243, e-mail: ricardo_franco@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: