Hijos que ayudan
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Se les debe exigir lo suficiente para que no se sientan víctimas y lo justo para que crezcan siendo útiles
Desde chicos los hijos deben colaborar en las labores del hogar, pero sin descuidar sus actividades propias de la infancia.

¡Qué maravilloso sería -piensa la mamá- que mis hijos me ayudaran un poquito más, ya están bastante grandes!
Pero, ¿será sólo un “poquito” lo que debe esperar una mamá con hijos adolescentes, o lo justo sería que pusieran mucho más de su parte todos los días?
Antes de hablar sobre la ayuda que podríamos pedir a los hijos, debemos ponerles en claro el “no dar más trabajo” del que ya existe en la casa, aunque no es fácil conseguir que no entren con los zapatos embarrados, que no dejen la cocina sucia cuando la usan, etc.
Mucho antes de pedir ayuda a los hijos debimos haberles inculcado el no dar más trabajo, y es entre los 7 y los 11 años, principalmente, cuando los niños adquieren esos hábitos que favorecen la sana convivencia familiar:
- La ropa sucia no se tira al suelo, se deja en un lugar indicado.
- Los desperdicios se tiran en un bote de basura, no en cualquier parte.
- Las toallas se dejan colgadas después de bañarse, no tiradas en el suelo.
- Las puertas no se abren ni cierran a patadas, porque se ensucian y rompen.
- Al llegar de la escuela, las mochilas y uniformes se dejan ordenados, no esparcidos por toda la casa.

Aligerar el trabajo

Estos son detalles que si los padres no cultivan y exigen con perseverancia, generan después problemas en la adolescencia.
Los hijos no valoran el trabajo ajeno, ni lo que significa vivir en un hogar ordenado y sus consecuencias en el uso y aprovechamiento de los recursos disponibles. Tampoco se considerarán parte de un equipo, donde lo que hagan o dejen de hacer afecta a los demás.
Cuando los niños son educados desde chicos para poner en práctica estos hábitos, el trabajo diario de la casa se aligera. Es ahí donde podemos pedir “ayuda” a nuestros hijos, mismas que pueden dividirse de la siguiente manera:
1) Las que se refieren a sí mismo: mantener limpio su cuarto, escritorio y closet ordenados, preparar su ropa para el día siguiente, hacer la cama los fines de semana.
2) Las que tienen que ver con la convivencia y que implican una rápida disposición de ayuda: contestar el teléfono en vez de dejarlo sonar hasta que quien llama se aburra, recoger lo que está tirado, arreglar cosas para evitar accidentes en la casa, etc.
3) Las que se relacionan con el bienestar de los demás: ir a la tienda, barrer, lavar el carro, etc.

Para vivir en armonía

Que un hijo se haga cargo de sus propias cosas debiera ser una obligación permanente, porque en apariencia esta ayuda es un alivio para la mamá, pero el más beneficiado es él mismo.
Si un hijo entre los 12 y 16 años no es capaz de preocuparse por sus cosas, nadie más que los padres son los responsables, porque lo sobreprotegen y tratan como un niño pequeño cuando ya no lo es, o porque no se han dado tiempo para reconocer sus capacidades.
Será mucho más fácil conseguir cualquier tipo de ayuda, en la medida que hagamos ver a nuestros hijos que la casa no es ninguna pensión donde se come y se duerme, sino que es un hogar. Por lo tanto, los padres y los hijos deben entender que todas estas “ayudas” no son simplemente para que la casa funcione, sino para que exista más armonía.

Todo sobre: hijos - costumbres - ayuda - útiles -

DATOS DEL COLABORADOR
Javier Alberto Gloria Rivera, Licenciado en Psicología. Master en Matrimonio y Familia. Director de Bachillerato del Centro Escolar Campogrande. Tel. (662) 218-5405, e-mail javiergloria@yahoo.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: