A clases con salud
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Es importante conocer el estado real de la salud de sus hijos para detectar a tiempo alguna anomalía que interfiera con su rendimiento escolar
Los niños aprenden mejor y más rápido cuando su estado de salud es el idóneo.

Llegó la temporada en que nuestros hijos regresan a la escuela. Es importante comprender que las vacaciones permiten en nuestros hijos el cambio de ciertos hábitos -alimenticios, del sueño y de disciplina-, lo que hace necesario que se acostumbren de nuevo a los hábitos que los regirán hasta el final del ciclo escolar.
Ya se siente la emoción de estrenar el uniforme escolar, las mochilas, los cuadernos, libros y todo tipo de útiles escolares.
Los padres de familia se preocupan por las cosas que sus hijos necesitarán para sus clases, pero en lo que respecta a la salud de sus hijos en este ciclo que inicia, ¿sabe usted cómo se encuentran?
Una de nuestras principales responsabilidades como padres es que nuestros hijos acudan a la escuela gozando de buena salud; estudios médicos han demostrado que los niños saludables tienen mayores posibilidades de aprender más rápido y mejor.
¿Pero como puede usted saber si su hijo está bien de salud? Hay ciertos estudios básicos de laboratorio que nos ayudarán a conocer el estado de salud de nuestros hijos: La biometría hemática, prueba de la glucosa, tipo sanguíneo y examen general de orina (EGO).

Biometría hemática

Cuando se realiza una biometría hemática, tomamos del brazo una pequeña muestra de sangre. Con este tipo de análisis podemos conocer los niveles de hemoglobina en sangre, así como la cantidad de glóbulos rojos y plaquetas; es mas bien un análisis que nos ayuda para saber si nuestros hijos están anémicos o no.
Si un niño tiene anemia es motivo para que no asimile bien los conocimientos en la escuela, ya que le producirá un estado de cansancio, sueño, fatiga, flojera, dolor de cabeza y puede ser un factor muy importante para que no rinda como debe ser, o bien pueden faltar a clases por falta de ánimo.
La anemia puede deberse a la alimentación que damos a nuestros hijos, tal vez no sea rica en hierro o no sea una alimentación balanceada.
Actualmente -por las prisas de la mañana o porque deben trabajar- muchas mamás no preparan desayunos ni refrigerios nutritivos para sus hijos, y como alternativa les dan dinero para que ellos compren lo que quieran consumir en la hora del recreo.
Con esta facilidad los niños comen alimentos que no ayudan a la nutrición, porque son productos con exceso de azúcar y grasa, en su mayoría son catalogados como comida rápida o “chatarra”, lo que no los nutre pero sí les provoca que suban de peso.

Medir glucosa

Otro de los análisis que debemos realizar a nuestros hijos antes de que se inicie el periodo escolar es la determinación de la glucosa en sangre. Con este examen conocemos los niveles de azúcar que tienen nuestros hijos; esto es muy necesario sobre todo si se trata de padres que son diabéticos, ya que es una enfermedad hereditaria.
Sin darnos cuenta uno de nuestros hijos puede resultar con este problema y como padres no lo sabemos y lo tratamos como cualquier otro niño.
Un niño diabético necesita cuidados especiales y mantener en control su nivel de glucosa; además, debe saber qué clase de alimentos puede consumir en el recreo y enseñarle a alimentarse sanamente para evitar una elevación brusca del azúcar, o bien, una disminución fuera de lo normal (hipoglucemia).

Examen de orina

Otro de los estudios que debemos realizar es un examen general de orina, donde buscamos que no existan infecciones de vías urinarias.
Debemos aconsejar a nuestros hijos que no se aguanten las ganas de orinar, ya que esto les puede acarrear que se almacene la orina en la vejiga y produzca una infección.
Podemos reconocer si nuestro hijo presenta una infección si siente ardor y dolor al orinar y puede presentar fiebre. Esto también puede ser ocasionado por no ingerir agua, ya que ellos prefieren mejor el refresco, por lo que se recomienda que lleven su botellita de agua para consumo propio.

Tipeo sanguíneo

Otro estudio muy importante que debemos hacer a nuestros hijos es conocer su tipo sanguíneo, ya que en un caso de emergencia o accidente, el médico o institución debe saber qué tipo de sangre tiene; es por ello que este dato debe portarse en la credencial escolar.

Parásitos

Uno de los pocos exámenes que realizamos a los niños es la búsqueda de parásitos, ya es una costumbre que cuando inicia el periodo escolar, en el mismo plantel administran a cada niño una dosis de desparasitante para eliminar o prevenir la existencia de éstos.
Se aconseja que toda la familia se desparasite cada seis meses para prevenir la infestación por amibas y otros parásitos.
Consultar al médico es muy importante, ya que él tomará las medidas necesarias para llevar a cabo esta serie de análisis o los que él crea conveniente mandar analizar de acuerdo con los síntomas que manifiesten los niños.
Es necesario llevar al pie de la letra lo que el médico nos aconseje para que nuestros hijos se encuentren saludables y prestos para captar toda enseñanza que se les imparta en este nuevo ciclo escolar que acaba de iniciar.


DATOS DEL COLABORADOR
Químico Alejandro Arvayo Arellano. Miembro del Colegio de Químicos de Hermosillo. Laboratorio certificado por Conaquic. Calle Vírgenes y Mocúzari No. 61, col. El Ranchito. Tel. 212-1261, e-mail: alexarvayo@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: