El tormentoso camino hacia la adicción
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Está representada por los deseos que consumen los pensamientos y comportamientos de las personas
A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones son "dependencias" con graves consecuencias en la vida real.

Las adicciones se presentan en muy distintas formas y maneras. Difícil de definir con exactitud, se ha hecho popular el pensar en cualquier comportamiento que tenga un factor compulsivo como una "adicción".
Pero para aquellos que realmente padecen una adicción, o para aquellas personas afectadas por la adicción de una persona querida o cercana, está muy claro lo que significa una adicción en términos "reales".
Una adicción es una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación que arrastra a la persona adicta lejos de todo lo demás que le rodea.
Está representada por los deseos que consumen los pensamientos y comportamientos de las personas, y actúan en aquellas actividades diseñadas para conseguir la cosa deseada o para comprometerse en la actividad deseada (comportamientos adictivos).

Dependencia absoluta

A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones son "dependencias" con graves consecuencias en la vida real que deterioran, afectan negativamente, y destruyen relaciones, salud (física y mental), y la capacidad de funcionar de manera efectiva. Para muchos colegas “adicción es debilitamiento”.
En consecuencia, un adicto es una persona "dependiente" de aquella cosa que domina sus pensamientos y deseos y dirige su comportamiento, y la pretensión de esa cosa se convierte en la actividad más importante de su vida. En estados avanzados de adicción, nada es tan importante como la adicción en sí misma.

¿Cómo se convierte la gente en adicta?

Algunas personas ven la adicción como una enfermedad en la cual el adicto está afligido y tiene poco poder sobre la causa o principio de su adicción.
Otros ven los comportamientos adictivos como una elección, una adicción como el resultado frecuente de dicha elección.
La adicción es considerada por algunos como una predisposición (la "personalidad adictiva"), mientras otros creen que se desarrolla a través de la exposición a los comportamientos adictivos de terceros (por ejemplo, miembros de la familia).
En el caso de las adicciones "físicas", como el alcoholismo o la drogodependencia, muchos creen que la susceptibilidad de ser adicto es traspasada genéticamente.
Otros creen que la adicción es simplemente el resultado de comportamientos repetitivos que, en algunas personas, conducen a una dependencia física o psicológica.
Es realmente cierto que aunque no todas las adicciones son físicas (el juego, la pornografía por ejemplo), son igualmente adictivas y destructivas.

¿Cómo se entiende?

Definir exactamente la adicción no es simple, mucha gente asocia a menudo la adicción únicamente con el alcohol o con el abuso de las drogas, pero está claro que los comportamientos adictivos van más allá.
De hecho, la clave de la "adicción" es una necesidad o dependencia obsesiva y compulsiva hacia una substancia, un objeto, una relación, una actividad o una cosa. Conforme a esto, es realista y apropiado decir que cualquiera puede ser adicto a casi cualquier cosa.

La continuidad

Un adicto no se convierte en tal de la noche a la mañana; existe una progresión en la que primero se realizan comportamientos y experiencias que posteriormente pueden convertirse en adicciones con el tiempo.
En la mayoría de las adicciones, el uso repetido crea una "tolerancia" por la cual se necesita más y más substancia o actividad para sentir la satisfacción que la adicción proporciona. Eventualmente, el adicto tiene que utilizar la cosa (o realizar la actividad) sólo para sentirse normal. Esto es lo que realmente significa "dependencia".
Por tanto existe una continuidad en la adicción que va desde la pre-adicción a las etapas avanzadas de dependencia. La progresión desde el uso a
la adicción se puede medir de dos maneras:
1. El efecto que los comportamientos adictivos tienen sobre el efectivo y sano funcionamiento personal.
2. La intensidad de la ansiedad producida por la substancia, actividad, relación o cosa. Tomadas en conjunto, estas dos medidas pueden ayudar a las personas que realizan comportamientos adictivos a medir su progresión respecto a la adicción.

Recuperarse

Sea física o psicológica, sabemos que se puede controlar una adicción.
Millones de personas han sido ayudadas en su recuperación, y muchos millones permanecen en recuperación toda su vida.
Por lo tanto, es cuestión de decisión, por las buenas cuando haracionalizado su adicción y por las malas, cuando la realidad lo rebasó y ya poco puede hacer para impedir un nuevo ciclo en su vida.

Indicadores

Hay seis indicadores claros de una adicción:
1. Un objeto de deseo. Siempre hay un objeto de deseo. este es la substancia, cosa, actividad o relación que conduce a la adicción, sea alcohol, comida, sexo, juego, pornografía, drogas, o cualquier otra cosa que provoque ideas obsesivas y derive en comportamientos compulsivos.
2. Preocupación. Existe una obsesión con el objeto de deseo, una necesidad de la cosa que provoca la adicción.
3. Comportamientos guiados. Existe una compulsión por reducir la ansiedad y satisfacer la obsesión que provoca el comportamiento adictivo.
4. Falta o pérdida de control. La adicción siempre implica una pérdida de control sobre los pensamientos, sentimientos, ideas o comportamientos cuando aparece la cosa deseada. Incluso cuando un adicto intenta detener o cortar sus comportamientos adictivos, falla en el intento. Esta es la clave y la característica central de la adicción y la dependencia.
5. Dependencia. Hay una dependencia respecto al objeto del deseo, físico o psicológico, y sólo esa cosa puede satisfacer el deseo del adicto(al menos temporalmente).
6. Consecuencias negativas. La adicción siempre va acompañada de consecuencias negativas.

Todo sobre: adicción.dependencia - -

DATOS DEL COLABORADOR
Mtro. Sergio Oliver Burruel. Psicoterapeuta, mediador familiar, especialista en adicciones. Tel. (662) 285-4483. e-mail: sergio1oliver@psicom.uson.mx
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: