¿Sus compañeros de viaje? Alergias y asma
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Para evitar reacciones ante determinados alérgenos, es importante que tome previsiones cuando viaja o visita otros lugares
Una persona asmática debe traer siempre su medicamento y equipo de auxilio.

Si usted tiene alergias o asma sabe que siempre le acompañan, hasta cuando viaja.
Para asegurar que su próximo viaje sea relajado y agradable, debe considerar los cambios ambientales que puedan detonar su alergia o asma.
Al viajar en automóvil, autobús o tren, entre los posibles irritantes o alérgenos a los que puede estar expuesto están los ácaros del polvo, hongos de espacios cerrados, polen y otras sustancias.
Ácaros y hongos pueden encontrarse en alfombras, tapices y sistemas de ventilación de los vehículos (para eliminarlos al viajar en auto, encienda el aire acondicionado y abra las ventanas al menos 10 minutos antes).
Los alérgenos de exteriores, como el polen y los hongos, también son peligros potenciales, especialmente al viajar con las ventanillas abiertas; mejor ciérrelas y encienda el aire acondicionado.
El humo del cigarro o la contaminación ambiental pueden empeorar los síntomas de alergia y asma. Para evadir el exceso de contaminación del aire al viajar en automóvil, viaje temprano en la mañana o en la noche, cuando la calidad del aire es mejor y no hay tanta congestión vehicular. Si requiere un nebulizador, adquiera uno portátil o que pueda conectarse en el auto.

Viajes en avión

La calidad del aire en los aviones puede afectar considerablemente al paciente alérgico o asmático. Por fortuna, hoy en día las aerolíneas tienen prohibido fumar a los pasajeros e incluso tienen detectores de humo que se activan al primer intento de encender un cigarrillo.
Si tiene un asma severa y ocasionalmente requiere oxígeno suplementario, puede sentir la necesidad de recibir más oxígeno a alturas de aproximadamente 35 mil pies (10,668 metros).
Si cree que necesitará oxígeno adicional, debe avisar al personal de la aerolínea con anticipación a la fecha del vuelo. A nadie se le puede negar el derecho de viajar por necesitar oxígeno suplementario, pero debe hacer los arreglos necesarios previamente.
Si es alérgico a ciertos alimentos, tenga mucho cuidado cuando coma en el avión. Ninguna persona a bordo conoce los ingredientes específicos de esas comidas.
Si tiene sinusitis o una infección del oído, el viaje en avión podría causarle un dolor considerable. Procure retrasar su viaje hasta que mejore.

Suciedad en hoteles

Muchos viajeros se quedan en hoteles, donde también abundan los ácaros y hongos en alfombras, colchones y muebles tapizados, lo que puede empeorar sus síntomas de alergia y asma. Las emanaciones irritantes de los productos de limpieza también pueden causarle problemas.
Cuando haga su reservación de hotel, pregunte si hay cuartos antialérgicos. Si es sensible a los hongos, pida un cuarto soleado y seco, lejos de áreas cercanas a piscinas bajo techo.
Si es alérgico a algún animal, pregunte por las reglas del hotel sobre las mascotas, y pida un cuarto donde no hayan estado animales.
Las personas alérgicas a los ácaros del polvo pueden llevar sus propias fundas a prueba de polvo -con zipper- para almohadas y colchones, o su ropa de cama personal.
Si se quedará en una cabaña en el bosque o cerca de la playa, asegúrese de que la limpien y ventilen bien antes de su llegada.

Visitas a parientes y amigos

Los ambientes interiores, especialmente durante las festividades, pueden ser fuente importante de alergias.
Por ejemplo, los ácaros del polvo en los adornos navideños, los hongos en la humedad del arbolito y la leña en las chimeneas; y las velas y fragancias pueden desencadenar los síntomas alérgicos.
Los alérgenos que se encuentran en la caspa, la saliva o la orina de las mascotas, pueden ocasionar problemas aun cuando el animal se haya sacado del cuarto. El residuo alérgico de una mascota permanece por meses, es mejor evitar quedarse en las casas de amigos o parientes cuyas mascotas desencadenen sus síntomas de alergia.
Las personas alérgicas a ciertos alimentos como cacahuetes, frutos secos, huevos, leche, trigo o mariscos, deben tener cuidado al comer platillos de fiesta, que pueden tener estos ingredientes ocultos.
Por otro lado, si usted tiene alergias al polen estacional de ciudades donde viven parientes o amigos, evite visitarlos en esa época.

Otras actividades

Actividades como ir de campamento son divertidas, pero también pueden aumentar el contacto con el polen exterior, así como las posibilidades de encontrar insectos que pican como abejas y avispas, por lo que deben tomarse las precauciones necesarias.
Las personas que tengan una reacción alérgica grave a los insectos deben recibir tratamiento médico inmediato.

Asma y deportes

Si participa en un deporte extenuante, con el cual no esté familiarizado, asegúrese de sentirse cómodo con su nivel de actividad y de vigilar su respiración.
Por ejemplo, al escalar montañas, los asmáticos deben tener mucha cautela si suben por encima de los 1, 524 metros, donde disminuye la cantidad de oxígeno en el aire; también deben tener cuidado al esquiar o practicar otros deportes de invierno, ya que el aire frío puede desencadenar las crisis.
También el buceo encierra un peligro particular para los asmáticos, por lo que deben nadar sólo en la superficie del agua.
En la playa, las personas que tienen erupciones en la piel y las que toman medicamentos que las hacen más sensibles al sol, deben evitar exponerse a los rayos directos.
Esta información no pretende reemplazar la evaluación de un médico. Si tiene preguntas o inquietudes consulte a al alergólogo o inmunólogo.
Si se toman en cuenta los posibles peligros y las precauciones adecuadas, las personas que padecen alergias y asma pueden disfrutar sus paseos. ¡Buen viaje!

¡No pierda tiempo!

Toda persona alérgica o asmática debe acudir de inmediato con un especialista cuando se presenten las siguientes circunstancias:
- Cuando presentan una crisis grave de dificultad respiratoria por asma.
- Si sienten picazón en la boca al comer frutas o verduras crudas.
- Al presentar otras reacciones adversas provocadas por alimentos.
- Cuando experimentan síntomas sistémicos o respiratorios al hacer ejercicios.
- Si quiere bucear y tiene historial de asma.
Su alergólogo o inmunólogo puede orientarle antes de que usted realice un viaje.

Precauciones al viajar

Si usted es alérgico o asmático y pretende realizar un viaje, siga estas recomendaciones:
- Si tiene síntomas de alergia activos o asma inestable sométase a un examen antes del viaje.
- Lleve los medicamentos que necesitará en su viaje dentro de su bolso o maletín de mano, por si se retrasa el equipaje.
- Lleve un plan de control del asma y el número telefónico de su médico.
- Tenga a la mano sus medicamentos de emergencia, que pueden incluir antihistamínicos, broncodilatadores, epinefrina autoinyectable y una dosis pequeña de corticosteroides.
- Considere el uso de un nebulizador portátil y verifique si hay tomacorriente en los lugares que visite.
- Si cruza distintas zonas horarias, calcule las diferencias de hora para mantener constantes las dosis de los medicamentos.
- Si usted se aplica inyecciones para la alergia, no las suspenda si va a viajar por un periodo largo. Es importante que continúe esta terapia, que debe administrarse según las pautas recomendadas con la supervisión de su médico.
- Antes de viajar, averigüe el nombre del alergólogo que atiende en el lugar que visitará.


DATOS DEL COLABORADOR
Para más información sobre los alergólogos que atienden en TMC, llame sin costo al 001-800-533-4862, www.hospitaldetucson.com, e-mail infointernacional@tmcaz.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: