Alerta por sarampión
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Un menor de un año de edad pudo haber contagiado a varias personas en Arizona
El sarampión es una enfermedad muy contagiosa que se puede transmitir hasta de las gotas de saliva que provoca un estornudo.

El 9 de febrero los Servicios de Salud en el estado de Sonora recibieron del Departamento de Servicios de Salud de Arizona la notificación de un caso probable de sarampión importado, en un residente del Condado de Pima, Arizona.
Se trataba de un menor de un año de edad; que probablemente haya producido varios contactos (adultos e infantes) eficientes para la transmisión en la localidad de residencia.
Considerando la importante interacción de las comunidades de dicho condado con nuestra población sonorense, se recomienda reforzar las acciones de vacunación, identificación de grupos y áreas de riesgo.
Por parte de Buena Salud y la Federación Médica consideramos pertinente recordarle a la población lo siguiente:

¿Que es?

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa causada por un virus. Se transmite de persona a persona muy fácilmente por contacto con gotitas provenientes de la nariz, la boca o la garganta de una persona infectada.
El estornudo y la tos pueden lanzar gotitas contaminadas al aire y se puede producir epidemias de la enfermedad.
Afortunadamente, con las coberturas de vacunación ha disminuido significativamente la presencia de casos; antes de la vacunación generalizada, el sarampión era una enfermedad tan común en la infancia que la mayoría de las personas ya había padecido la enfermedad a los veinte años.
El último caso en Sonora lo tuvimos hace 14 años.

Los más vulnerables

Aunque el sarampión, generalmente, se considera una enfermedad de la niñez, la gente de cualquier edad puede adquirirla.
En nuestro país, la mayoría de los casos se dan en niños preescolares, adolescentes, adultos jóvenes y los individuos que no están bien inmunizados.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del sarampión aparecen, generalmente, entre ocho a 12 días del contacto con un enfermo (periodo de incubación), se presenta en dos etapas.
En la primera etapa, la mayoría de la gente tiene fiebre, escurrimiento nasal, enrojecimiento de los ojos y tos.
La segunda etapa comienza alrededor del tercer a séptimo día en que una erupción rojiza comienza a aparecer en la cara y se extiende por el resto del cuerpo.
Los pequeños puntos blancos, llamados puntos de Koplik, se pueden también ver en las encías y el interior de las mejillas.
Puede existir dolor muscular y sensibilidad a la luz (fotofobia).
Infecciones del oído medio, la pulmonía, la diarrea y la encefalitis (infección del cerebro) pueden ocurrir en un porcentaje pequeño de los casos pero la muerte por el sarampión es muy rara en los Estados Unidos.
El sarampión es más severo en infantes y adultos jóvenes. Una persona puede transmitir la enfermedad desde momentos antes del inicio de la fiebre hasta cuatro días después de la erupción.
Por lo tanto, mantenga a los niños lejos de la escuela hasta por lo menos cuatro días después de que la erupción aparece.
No hay tratamiento específico para el sarampión. Los síntomas se pueden aliviar con lo siguiente:
- Paracetamol o acetaminofeno
- Reposo en cama
- Vaporizaciones (por favor, ¡consulte a su médico!)

¿Cómo se puede prevenir?

Las personas que han tenido sarampión no lo padecen de nuevo.
La inmunización o vacunación universal de los niños es la mejor manera de prevenir el sarampión.
Dos dosis de vacuna del sarampión se recomiendan para todos los niños. La primera dosis del sarampión en combinación con la de las paperas y de la rubeola (triple viral o SRP) se debe administrar a los 12-15 meses de edad y la segunda dosis cuando el niño comienza la escuela primaria (6 años) en la escuela secundaria puede recibir un refuerzo con SR (sarampión rubeola).
Una persona con sarampión debe permanecer lejos de la escuela, de la guardería o de otros lugares donde otras personas se podrían exponer por lo menos durante cuatro días después de que aparece la erupción.

Para la comunidad médica

Reforzar la vigilancia epidemiológica para el cumplimiento de las acciones descritas en el Manual Simplificado de Enfermedades prevenibles por vacunación, especialmente en:

1. Aplicación de las definiciones
operacionales vigentes:
- Caso sospechoso: Todo cuadro de EFE (Enfermedad Febril Exantemática) en una persona de cualquier edad.
- Caso probable: Persona de cualquier edad que presente fiebre, exantema maculopapular sin importar la duración del mismo y uno o más de los siguientes signos y síntomas: tos, coriza y/o conjuntivitis.
- Caso confirmado: Caso de EFE confirmado por laboratorio, defunción de caso probable (ratificado por autopsia verbal) o asociación epidemiológica.
2. Ante casos probables:
- Notificación inmediata al nivel inmediato superior.
- Elaboración del estudio de caso en el formato oficial.
- Asegurar la toma de muestra serológica en los primeros 35 días post-exantema y toma de una muestra de orina y una muestra de exudado faríngeo en los primeros cinco días de iniciado el exantema.
- Búsqueda de casos adicionales.
- Seguimiento del caso o brote.
- Clasificación final en un máximo de dos semanas después de iniciar el estudio.
- Iniciar acciones de control, tres manzanas alrededor del caso (49 manzanas).
- Aplicar vacuna de acuerdo a lo establecido por Centro Nacional de Salud de la Infancia y Adolescencia.

Todo sobre: sarampión - -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Francisco Javier Muro Dávila. Presidente del Colegio Médico de Hermosillo. Tel. (662) 214- 1714, 214- 4053, e-mail: fj_muro@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: