Alcoholismo juvenil
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Un vicio que es producto de la inconciencia del joven y el descuido e irresponsabilidad de los padres
Cada vez son más las jovencitas que se inician en el consumo de alcohol, con lo que aumentan los riesgos propios de su género.

En la mitología griega hay un relato que habla de Helios el dios del sol, cuya misión era recorrer el cielo cada día en un carro de fuego para iluminar y calentar la tierra. Helios tenía un hijo adolescente llamado Faetón, con las características típicas de esta etapa de la vida.
Por lo tanto, insistente para que su padre lo dejara tripular el carro de fuego. Helios, como padre responsable, se negaba a cumplir los caprichos de su hijo.
Una mañana Faetón, desobedeciendo a su padre, subió al carro de fuego y por su falta de pericia causó muchos estragos en la tierra: Quemó bosques, destruyó cosechas, creó enormes desiertos; y al no saber mantener la altura adecuada, subió demasiado y formó zonas heladas en los polos terrestres
Zeus, el padre de los dioses, al darse cuenta de lo ocurrido, lanzó un rayo causando la muerte al joven inexperto.

La historia se repite

Llama la atención que un relato en los orígenes de la humanidad evidencie las conductas rebeldes de los adolescentes que pueden acarrear consecuencias fatales, dañando a terceros y causando su propia muerte.
Otro personaje mitológico es Baco o Dionisio, el dios del vino. Eurípides, un dramaturgo de la Grecia antigua, escribió una tragedia donde habla de las mujeres adoradoras de este dios, llamadas Bacantes.
En dicha tragedia una de las mujeres Ágave, en un estado de intoxicación alcohólica mata a su propio hijo Penteo, y al recuperar la sobriedad se da cuenta de lo sucedido sintiendo un enorme dolor.
En el presente la historia se repite. Muchos jóvenes inexpertos, sin el consentimiento de los padres, tripulan máquinas poderosas a velocidades excesivas e intoxicados con alcohol.
Y al igual que Faetón, causan estragos como pérdidas materiales, dolor y sufrimiento a otras personas y en ocasiones hasta mueren.
Por otra parte, observamos con más frecuencia que las adolescentes inician el consumo de alcohol a edades tempranas. Son las nuevas Bacantes adoradoras de Baco con los mismos riesgos que las de la antigüedad.
Y por ser mujeres enfrentan problemas agregados como enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados, con más probabilidad de caer en el llamado “alcoholismo de buró”, ya que a diferencia de los varones, ellas tienden más a beber en la soledad.
Y para todos los jóvenes existen otras amenazas, como el uso de sustancias ilegales, que en estado de sobriedad la mayoría no se atrevería a consumir. Bajo los efectos del alcohol muchos se desinhiben y son capaces de experimentar con drogas peligrosas, con las consecuencias biológicas, psicológicas y sociales que causa la farmacodependencia.

“Mayoría de edad” adelantada

La juventud ha tenido las mismas características en todas las épocas de la humanidad: La osadía, el atrevimiento y la exploración de lo desconocido. Toca entonces a los padres de familia, con base en la experiencia, alertar a sus hijos para evitar los peligros del consumo de alcohol antes de la mayoría de edad, que no es a los 18 años, pero que en nuestro país por razones electorales se bajó la edad hace varias décadas.
En la mayor parte del mundo la mayoría de edad se alcanza a los 21 años, y aun a esa edad no se considera que haya suficiente capacidad de discernimiento.
Muchos padres de familia consideran que permitir a sus hijos beber alcohol en casa es protector, pero en realidad al permitir dentro de esas “paredes protectoras” el consumo de una droga legal, propician que fuera de ellas la consuman en cantidades peligrosas, y por consiguiente, les facilitan el consumo de las drogas ilegales.
Por todo ello, un padre o una madre sensatos, no deben permitir a sus hijos menores manejar vehículos y mucho menos consumir alcohol antes de la real mayoría de edad.
Así lo proponen las campañas preventivas de la Organización Mundial de la Salud.

Todo sobre: alcoholismo - juventud - -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Alfredo Bautista Sánchez. Médico Familiar y Psicoterapeuta. Puebla 28 entre Matamoros y Guerrero. Int. B-15. Tel. 213-6680, cel. (662) 127-4419. e-mail: doctorbautista@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: