Atentado para el oído
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Escuchar música en reproductores personales a volumen fuerte y por tiempos prolongados puede causar pérdida auditiva
Muchos jóvenes acostumbran escuchar música en sus MP3 sin medir las consecuencias.

El sonido entra al oído por el canal auditivo externo y hace que la membrana del tímpano vibre.
Las vibraciones transmiten el sonido en forma de energía mecánica mediante la acción de palanca de los huesecillos hacia la ventana oval.
Después, esta energía mecánica es trasmitida por los líquidos del oído interno al caracol, donde se convierte en energía eléctrica que viaja por el nervio auditivo hacia el sistema nervioso central, donde es analizado e interpretado como sonido en su forma fina.
El sonido es un cambio en la presión dentro de un medio elástico por donde se desplaza, el cual puede ser líquido, sólido o aire.
El sonido tiene intensidad, la cual se refiere a su potencia, su equivalente es el volumen, el cual se mide en dB (decibeles), nombre otorgado por Alexander Graham Bell.
El sonido también tiene frecuencia, la cual es el número de oscilaciones completas que produce al desplazarse por el aire o por algún otro medio.
Las oscilaciones lentas originan sonidos graves y las oscilaciones rápidas originan sonidos agudos.
Las frecuencias de sonidos audibles para el ser humano varían, expresada en ciclos por segundo, desde 20 a un máximo de 20,000 cps (cycles per second) o Hz.

El volumen de audición normal

para el ser humano va de 0 a 20 dB, donde cero es la intensidad mínima para estimular al oído humano. El oído humano tiene la capacidad de soportar cierta intensidad de los ruidos, si éstos sobrepasan los niveles aceptables, provocan daños en el órgano auditivo.

Daño por audífonos

Un informe publicado por la agencia federal de ayuda para discapacitados auditivos Australian Hearing, reveló los alarmantes resultados de un estudio sobre el estado de la salud auditiva de los jóvenes australianos.
El 70% de los participantes en el estudio decían haber experimentado tinnitus y el 16% dijo sentir zumbidos en los oídos más de una vez por semana.  Esta elevada incidencia de tinnitus entre los jóvenes australianos se atribuye a su estilo de vida.
Cerca de la mitad de los participantes asistía con frecuencia a bares y discotecas ruidosas o escuchaba música en sus reproductores de audio al menos una vez por semana. En Estados Unidos el uso de los reproductores de audio individuales y una sociedad que envejece ha aumentado la prevalencia de pérdida auditiva.
Uno de cada tres adultos en Estados Unidos -alrededor de 55 millones de personas- sufre algún grado de pérdida de audición en uno o ambos oídos, según un estudio llevado a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de John Hopkins, en Baltimore, Maryland.
Uno de cada seis adultos tiene dificultades para entender una conversación normal, lo que supone una prevalencia mayor de la pérdida auditiva.
La Unión Europea reporta que millones de usuarios de reproductor MP3 corren el riesgo de perder la audición. De 2.5-10 millones de europeos ponen en peligro su audición cuando escuchan música a todo volumen en sus reproductores, según un informe. Una comisión de la Unión Europea quiere mejorar la seguridad de los reproductores de audio individuales.
Este comportamiento peligroso está asociado a oír con frecuencia música a un volumen alto durante largos periodos de tiempo. Escuchar música más de una hora al día a un excesivo volumen durante un periodo de cinco años puede causar pérdida auditiva permanente, según los autores del informe. Los daños auditivos permanentes causados, no necesariamente se hacen evidentes de inmediato, sino que pueden aparecer al cabo de un tiempo.
Por todo lo anterior es importante señalar que el uso inadecuado de los aparatos de sonido individuales a volúmenes por arriba de 60 dB y por periodos de tiempo prolongado; la exposición a ruidos intensos en las discotecas, el uso o exposición a detonaciones de armas de fuego, etc., ocasionan lesiones permanentes e irreversibles para la audición.
Actualmente, es común encontrar pacientes entre los 35 y 45 años con lesiones auditivas permanentes que requieren manejo con amplificadores de sonidos, en el mejor de los casos.
Otros grupos de pacientes que presentan estos daños por trauma acústico son los trabajadores que utilizan sierras, pulidoras, motores, turbinas, montadores de llantas automotrices, etc.
Todos ellos se exponen a ruidos que superan los 100dB al menos durante las 8 horas que dura la jornada de trabajo.
Por ello es de gran importancia cumplir las medidas de protección, como usar auriculares auriculares o tapones auditivos, pero sobre todo estar conscientes de que los daños provocados por trauma acústico son irreversibles, ya que no existe ningún tratamiento que permita que la audición perdida se recupere.

Todo sobre: oído - ruido - escuela -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Juan Antonio Lugo Machado. Otorrinolaringólogo Pediatra. Egresado del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”. Clínica Hospital San José de Navojoa, Son. Tels. (642) 428-6960 y (644)155-9891. e-mail: lugomd@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: