Alergias en Sonora
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Pólenes, ácaros y animales domésticos, los alergenos más frecuentes
Más que el polvo, los pólenes son la primera causa de alergias en nuestro medio.

Después de las lluvias de julio y agosto cambia el clima, crecen las malezas, florecen las plantas e inicia la polinización. Llega así la época más fuerte de alergias en Sonora, el otoño.
Es entonces cuando las personas que padecen alergia recaen. Para quienes no presentan aún síntomas claros, ciertas molestias orientan al diagnóstico.
La primera es la obstrucción nasal (nariz tapada o congestión). Nueve de cada diez pacientes con alergia presentan este síntoma; es el más molesto e interfiere con las actividades diarias de las personas, y en el caso de los niños, con su rendimiento escolar y sano desarrollo.
Los alérgicos presentan escurrimiento nasal, generalmente transparente y muy abundante; estornudos constantes que pueden llegar hasta más de 20 veces en un episodio; comezón intensa en nariz, ojos, oídos y paladar, sin causa aparente.
Con menos frecuencia presentan sangrado nasal y lagrimeo constante. Los síntomas persisten con intensidad variable durante toda la temporada de alergia.

Complicaciones

Al cuadro de obstrucción nasal, estornudos, escurrimiento y comezón descritos se le denomina rinitis alérgica.
Es el más común de los padecimientos alérgicos y una de las principales causas de consulta en todas las especialidades.
Aunque parezca inofensiva, al cabo de unas semanas de iniciada empiezan las complicaciones relacionadas con la inflamación de las vías aéreas. De las más comunes son la sinusitis y la otitis media, que son infecciones en senos paranasales y los oídos, respectivamente.

La nueva “pandemia”

Desde hace muchos años se conoce a esta enfermedad como “fiebre de heno”. En Sonora, algunos la llaman “Hay fever” por su nombre en inglés. Pero ambos nombres son incorrectos, ya que no es ocasionada por el heno y tampoco cursa con fiebre, a menos que se haya complicado.
El nombre correcto es rinitis alérgica y, aunque no lo parezca, constituye la nueva epidemia del milenio.
De hecho, el aumento en el número de casos alcanza a todo el mundo, convirtiendo a la alergia en una verdadera pandemia, sin encontrarse. Aún la explicación definitiva para este descomunal incremento.
No estamos al margen. En nuestro medio también son más frecuentes los casos que hace dos décadas. Y en muchas ocasiones, más serios.
La persona alérgica generalmente nace en familias de alérgicos. Se acepta que la herencia por rama materna es más importante en la aparición de estos cuadros. Pero también la herencia paterna importa.
Y el peor de los escenarios, lógicamente, lo constituyen las familias donde ambos padres son alérgicos, pues la probabilidad de heredar el padecimiento a sus hijos llega al nada alentador 75%.
La carga alérgica o tendencia a desarrollar alergias se conoce como “atopia”. Los más atópicos presentan enfermedades alérgicas con mayor frecuencia.

No confundir con influenza

Envueltos en una pandemia de influenza como nos encontramos, no es raro que se confundan los síntomas de ésta con la rinitis alérgica, y se aísla indebidamente a los niños alérgicos y les impiden asistir a clases y realizar otras actividades sólo porque presentan datos de resfriado.
Y aunque no debemos bajar la guardia en las precauciones ante la influenza, excluir a los niños alérgicos no beneficia en nada.
Si una persona muy atópica, es decir, con una carga alérgica familiar muy fuerte, presenta en esta temporada los síntomas mencionados, el primer diagnóstico debe ser rinitis alérgica y no influenza. Su tratamiento es diferente, pero sobre todo, no constituye un peligro para los demás.

Posibles complicaciones

Uno de cada tres alérgicos llega a presentar asma bronquial como complicación de su alergia. Pero también pueden presentarse trastornos del sueño, déficit de atención -especialmente en escolares- alteraciones en el crecimiento facial y trastornos en la mordida que pueden requerir tratamiento con el ortodoncista (colocación de frenos).
No es un padecimiento inofensivo. De su diagnóstico y control oportunos dependerá, en gran medida, prevenir las complicaciones.

Atención especializada

Las persona alérgicas deben ser atendidas por un especialista que realizará pruebas cutáneas para establecer la causa de la alergia y el tratamiento, ya que todas las alergias son distintas y el manejo debe ajustarse a cada paciente.
Los medicamentos más utilizados son los antihistamínicos y descongestionantes nasales. Pero cada vez es más frecuente el uso de esteroides tópicos o sprays nasales que controlan los síntomas durante la estación conflictiva.
Sin embargo, ninguno de estos tratamientos cambia el curso de la enfermedad, nada más controlan los síntomas.
Sólo la inmunoterapia (vacunas contra alergia) puede cambiar la historia natural de la enfermedad y revertir el proceso que origina la alergia, incluso curarla.
Desafortunadamente, no todos los pacientes son candidatos a beneficiarse con este tratamiento, ni hay vacunas para todos los alergenos, por lo que la intervención del alergólogo es indispensable, para no crear falsas expectativas en los pacientes.
La información debe ser clara por parte del médico, será la parte más importante del tratamiento ya que dará al paciente las herramientas para controlar su enfermedad, permitiéndole una mejor calidad de vida.
Conocer su padecimiento y los factores que lo controlan para poder influir directamente sobre su calidad de vida. Busque un especialista. Busque el alivio.

¡Cuídese de los pólenes!

Contrario a lo que se cree, el polvo no es el principal alergeno en nuestro medio, sino los pólenes de las plantas.

- Pruebas de alergia realizadas en pacientes de Sonora, revelan como alergenos más frecuentes a los pólenes de quelite, zacate -especialmente las variedades Bermuda, Johnson y Raygrass-, mezquite y palo verde. Hay una frecuencia especialmente elevada de alergia al árbol olivo en caborquenses y población del Noroeste del estado, así como al fresno y Álamo en el Norte de Sonora.
- Como la gran mayoría de los pacientes sonorenses tiene alergia a pólenes, lo típico es que el cuadro empeore al salir de la casa (en el caso de los niños, al ir a la escuela) y mejore en el interior de la misma, especialmente si se encuentra debidamente. Pero la alergia en interiores no es tan rara, sobre todo en hogares húmedos.
- Un segundo grupo en frecuencia de alergenos son los ácaros, animalitos microscópicos que viven en el polvo casero de los lugares húmedos. Son especialmente frecuentes en Guaymas y Huatabampo, aunque los hemos encontrado en pacientes de todo el estado.
- Viene después la alergia a animales, siendo el gato -con mucho- el principal responsable. Pero el segundo lugar no lo tienen los perros, sino los caballos.

Todo sobre: alergía - polvo - pólen -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. Rodolfo Espinoza Vizcaíno. Alergólogo pediatra. Torre Médica CIMA. Presidente del Colegio Mexicano de Pediatras Alergólogos. Vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Alergia. Tel. 259-9315 erodolfo@rtn.uson.mx
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: