La mamá ideal
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
En ocasiones la relación madre e hija se complica por mala comunicación, comparaciones y falta de orientación
La relación con la mamá determina en gran medida la personalidad de toda mujer.

Le dijo una mamá a su hija: “¿por qué no eres como tu hermana?; ella es limpia, ordenada, tranquila, me ayuda con el quehacer. En cambio tú, sólo me das problemas”, sin tener idea del daño psicológico que le estaba causando.
A la ofendida se le hizo un nudo en la garganta y sin poder decir palabra alguna, se llenaron sus ojos de lágrimas.
En ese momento hubiera sido preferible un golpe que palabras hirientes, porque las lesiones sanarían en menos de quince días, en cambio han pasado los años y ella no lo olvida, le cuesta mucho trabajo perdonar a su madre, por una infancia llena de comparaciones, reproches y chantajes.
Hay madres que dicen y hacen cosas peores dejándose llevar impulsivamente por problemas mentales propios que no han sido identificados ni tratados, como por ejemplo maltrato de la pareja, drogas, desajustes económicos, embarazos no planeados, infidelidad y abandono.
Recuerde que no todas las palabras “se las lleva el viento”, algunas quedan ancladas y pueden tener efectos positivos o negativos.

La comprensión, factor primordial

A continuación le doy algunas recomendaciones para mejorar y mantener una buena relación madre e hija, que en muchas ocasiones se complica por mala comunicación, comparaciones y falta de orientación.
- Siempre diga y exprese a su hija todo lo que la quiere, aunque le cueste trabajo.
- Las madres que se encuentran en “el ecuador” de la vida, es decir, alrededor de los cuarenta años, tienden a tener problemas con sus hijas porque muchas de ellas inconscientemente envidian su cuerpo, su alegría por descubrir y vivir con más pasión el mundo, por enfrentar los problemas que se le presentan, por tener todas sus oportunidades. En sí se olvidan de ellas mismas y se concentran en la vida de los demás, queriéndolos controlar de una u otra forma; ésta es una manera común de amargarse la vida.
- Es muy probable que usted quiera dar a su hija todo aquello que usted no tuvo, y si ella no le da la importancia que usted cree merecer, la verá como una “mala hija” e incluso “mal agradecida”.
- Lo mejor que una madre puede dar a su hija es comprensión, sin referirle los favores o el plato de comida que pone en su mesa; escucharla sin hacerle reproches, sin criticarla por su físico “si está delgada porque está delgada y si está gordita porque está gordita”, mejorar siempre la comunicación, prestarle mucha atención a su estado de ánimo, porque si usted no lo hace, ella puede alejarse y acercarse a otras personas que la pueden mal aconsejar.

Evite la dependencia

Si es madre, nadie mejor que usted conoce a su hija, cuando ella se encuentre mal apóyela, en vez de criticarla.
Tampoco debe convertirse en su pañuelo de lágrimas, porque esto puedo resultar contraproducente, ya que podría propiciar una relación de dependencia.
Pero sí puede procurar una relación cálida con abrazos, besos, caricias en las mejillas, palabras de aliento, hágale sentir que en todo momento cuenta con su apoyo.
Como hija apoye a su madre en todo lo que necesite, dé muestras de afecto y exprese palabras bellas hacia ella, evite cargarle la espalda de problemas, puede que ella ya tenga bastantes; de lo contrario haga menor la carga.
¿Será acaso difícil llevar una bonita relación madre e hija, donde haya respeto, buena comunicación, amistad, cariño y sobre todo amor? Sabemos que no se nace sabiendo ser madre y es inevitable cometer errores, por lo tanto le invito a pedir ayuda profesional para que usted actúe de la manera más adecuada y lleve con su hija una relación armoniosa.


DATOS DEL COLABORADOR
Francisco Duarte. Licenciado en Psicología. Rafael Ángel Corella 227, entre Morelos y Gómez Farías (frente a urgencias del Issste), col. Loma Linda. Cel. (662) 123-6715, e-mail: eliasduartesosa@hotmail.com
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
No se econtraron comentarios para esta nota.
Comentario: