Leucemia linfoblástica aguda
Imprimir Contactar al doctor
Nombre:
E-Mail:
Tu pregunta:
Cuanto es 7 + 2:
 
Es un tipo de cáncer en niños que al atenderse en forma oportuna, ofrece uno de los mejores pronósticos
El especialista en cáncer infantil hace una revisión física del niño ante cualquier signo de alarma.

La leucemia linfoblástica aguda es un tipo de cáncer que se caracteriza por una alteración en la función de la médula ósea, que produce glóbulos blancos inmaduros de manera descontrolada, denominados linfoblastos.
Esta enfermedad generalmente empeora rápidamente en caso de no recibir tratamiento inmediato. Es el tipo de cáncer más común en los niños.
En general, la médula ósea produce células madre (inmaduras) que se convierten en células maduras. Existen tres tipos de células sanguíneas: Glóbulos rojos, que transportan oxígeno a todos los tejidos del cuerpo; glóbulos blancos para la defensa contra infecciones, y plaquetas, que ayudan a prevenir hemorragias mediante la formación de taponamientos en las paredes de los vasos sanguíneos cuando sufren una lesión.

Leucocito anormal

En los casos de leucemia, un número demasiado alto de células madre se convierte en un tipo de glóbulo blanco llamado linfoblasto o célula leucémica.
Los linfoblastos no controlan infecciones y, a medida que aumentan en cantidad en la sangre y la médula ósea, disminuye la producción glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas normales. Esto puede traer como consecuencias infecciones, anemia y hemorragia fácil.

Diagnóstico

Se requiere realizar exámenes de la sangre y la médula ósea para diagnosticar la leucemia. Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:
Exploración física y antecedentes: Examen del cuerpo a fin de verificar estado general de salud, incluida la evaluación de signos de enfermedad. Se registrarán también antecedentes en cuanto a hábitos de salud, enfermedades y tratamientos anteriores del paciente.
Biometría hemática completa: Procedimiento por el que se extrae una muestra de sangre y se analiza la cantidad de glóbulos rojos y plaquetas; número y tipo de glóbulos blancos, y cantidad de hemoglobina (proteína que transporta oxígeno) en los glóbulos rojos.
Química sanguínea: Se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la misma por órganos y tejidos en el cuerpo. Una cantidad inusual (más alta o más baja que la normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la produce.
Aspiración de médula ósea: Extracción de una pequeña muestra mediante la inyección de una aguja en el hueso de la cadera. Un oncohematólogo pediatra analiza mediante un frotis de médula ósea al microscopio para determinar si existen signos de cáncer.
Inmunofenotipo: En una muestra de sangre o de médula ósea se analizan las células con un microscopio especial para determinar si se desarrollaron linfoblastos malignos a partir de los linfocitos B o los linfocitos T.
Análisis citogenético: Se estudian al microscopio las células en una muestra de sangre o de médula ósea para detectar ciertas modificaciones en los cromosomas de los linfoblastos. Por ejemplo, en la leucemia, parte de un cromosoma se traslada a otro. Esto se denomina traslocación, un ejemplo de ello es el “cromosoma Filadelfia”.
Radiografía de tórax: Se solicita para observar si hay crecimiento de los ganglios en un área denominada mediastino (parte central del tórax).

Impacto en el pronóstico

Ciertos factores afectan el pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento:
- Edad y resultado de análisis de glóbulos blancos al momento del diagnóstico.
- Rapidez con la que disminuyen los glóbulos blancos y la concentración que alcanzan después del tratamiento inicial.
- Género y raza.
- Si las células leucémicas se originan en los linfocitos B o en los linfocitos T.
- Si se manifiestan ciertos cambios en los cromosomas de los linfocitos.
- Si la leucemia se ha diseminado al cerebro, a la médula espinal o a los testículos.

Grupos de riesgo

En la leucemia linfoblástica se utilizan grupos de riesgo en lugar de etapas:
Riesgo bajo: Incluye a niños de 1 a 9 años de edad con un recuento de glóbulos blancos inferior a 50.000/μL al momento del diagnóstico.
Riesgo alto: Incluye a niños menores de 1 año de edad o mayores de 9, con un recuento de glóbulos blancos de 50.000/μL o más al momento del diagnóstico.

Es importante conocer el grupo de riesgo para establecer el tratamiento.
El tratamiento debe ser planificado por un equipo de médicos con experiencia en leucemia infantil y deberá ser supervisado por el oncólogo pediatra, especialista en el tratamiento de niños con cáncer.
El oncólogo pediatra coordina el manejo con  el resto del equipo de salud integrado por el oncólogo especializado en radiación, enfermera pediátrica, trabajadora social, especialista en rehabilitación, psicólogo y nutriólogo.

Fases del tratamiento

El tratamiento de la Leucemia infantil generalmente comprende cuatro fases.
1.- Terapia de inducción: Ésta es la primera fase del tratamiento. Su propósito es destruir las células leucémicas en la sangre y la médula ósea. Con esto la leucemia entra en remisión.
2.- Profilaxis o tratamiento al sistema nervioso central: Es la aplicación de quimioterapia intratecal y consiste en inyectar en el espacio subaracnoideo medicamentos antitumorales. También puede utilizarse la radioterapia complementaria.
3.- Terapia de consolidación e intensificación: Comienza cuando la leucemia entra en remisión. El propósito de la terapia de consolidación e intensificación es destruir las células leucémicas restantes que tal vez no estén activas pero que pueden comenzar a regenerarse y producir una recaída.
4.- Terapia de mantenimiento: Ésta es la cuarta fase del tratamiento y la más prolongada. Su propósito es destruir toda célula leucémica restante que pudiera regenerarse y producir una recaída. El manejo es ambulatorio.
La duración aproximada del tratamiento completo de acuerdo con el protocolo es de 2 años y medio.
Actualmente, las posibilidades de curación de un niño con leucemia linfoblástica son muy altas, a tal grado que se considera como el cáncer diseminado con mayor probabilidad de desaparecer en el ser humano.

Factores de riesgo

Las siguientes condiciones pueden ser factores de riesgo para el desarrollo de una leucemia infantil.
- Exposición a rayos X antes del nacimiento.
- Exposición a radiación ionizante terapéutica.
- Tratamiento previo con quimioterapia u otras drogas que debilitan el sistema inmunitario.
- Ciertos trastornos genéticos, como síndrome de Down.
- Contacto con ciertos tipos de virus.
Las señales Debe consultarse a un médico ante la presencia de cualquiera de los siguientes problemas:
- Palidez progresiva de la piel.
- Fiebre intermitente.
- Moretones o hemorragias fáciles como sangrados por la nariz o en las encías.
- Petequias (manchas planas, como puntitos bajo la piel, producidas por hemorragias).
- Dolor en los huesos o las articulaciones.
- Protuberancias (ganglios) no dolorosos en el cuello, las axilas o ingles.
- Debilidad o sensación de cansancio.
- Pérdida del apetito.

Todo sobre: leucemia - cáncer - -

DATOS DEL COLABORADOR
Dr. José Benjamín Arroyo Acosta. Oncología-Hematología Pediátrica. Especialista en leucemias y tumores en niños y adolescentes. Torre Médica CIMA. Tercer Piso. Módulo Pediatri-k. Tel (662) 259-9317 al 20. Cel: (662) 276-0059. e- mail: drbenjamin_arroyo@yahoo.com.mx
NOTA IMPORTANTE
El contenido de los textos publicados es responsabilidad de nuestros colaboradores, se ofrecen sólo como una guía informativa y nunca deben sustituir la consulta que usted debe hacer a su médico de confianza. No se auto medique, visite periódicamente a su médico. La opinión de nuestros colaboradores no refleja necesariamente nuestra opinión.
muy buena informacion doctor agradecemos qu personas como usted nos mantengan informados de todo esto!
Fecha comentario: 2012-06-28 09:21:22
Comentario: