Editorial

Edición: 111

Nuestra solidaridad y consuelo


Es nuestro primordial deseo el hacer llegar un mensaje de solidaridad y consuelo a las familias afectadas por el incendio de la guardería ABC en Hermosillo, el pasado 5 de junio de 2009.
Desde este órgano de difusión de la Federación Médica de Sonora, todos sus integrantes -médicos, químicos, odontólogos- lamentamos el triste e inexplicable suceso que afectó a más de 100 niños recién llegados a este mundo tan lleno de contrastes entre el medio ambiente y quienes lo habitamos.
Quisiera también referirme al inmenso orgullo que hoy sentimos todos los trabajadores de la salud por la respuesta solidaria de quienes participaron desde los primeros trágicos momentos, donde no hubo diferencias de profesión u ocupación, manifestando una entrega absoluta en los momentos de una crisis nunca antes vivida, y que obligaba a todos a trabajar como si se fuera uno solo, coordinadamente, y a pesar del dolor, seguir actuando profesionalmente, recibir a los infantes, estabilizarlos, proporcionarles lo inmediatamente indispensable, percibir y vivir el diagnóstico tan dolorosamente presente, ocasionando un impacto emocional, en muchos de ellos aún presente.
Al igual que lo hicimos durante el inimaginable acontecimiento y en los días subsiguientes, todo el personal de salud está a las órdenes de las madres y padres de familia que se vieron tocados en lo más íntimo de su ser por la tragedia.
Y es que nadie pensó en la posibilidad de un hecho de esa naturaleza, no hay dolor más inmenso que perder a quien se ama con tanta fuerza, sobre todo si se trata de un pequeño que apenas asoma a la vida.

* * *

Hoy tenemos tareas por realizar en diferentes escenarios, pero la principal es trabajar interdisciplinariamente en el reordenamiento emocional por el proceso que pasan las personas que en forma directa o indirecta se vieron involucradas en los acontecimientos ya citados.

Necesitamos acompañarlos profesionalmente: quienes están en la atención primaria a la salud, los especialistas en medicina de familia, las trabajadoras sociales, el personal de enfermería, muy especialmente quienes se desempeñan en el área de salud mental, tenemos un compromiso, una tarea por alcanzar con la mayor eficiencia y sensibilidad humana posible.
En el ámbito de la comunidad cobra fundamental importancia el apoyo de los amigos, vecinos y toda persona cercana a las familias afectadas, es ahí donde se iniciarán e impulsarán los procesos de regreso a la vida cotidiana, y es para ellos que debemos estar dispuestos ante cualquier llamado de ayuda, cualquiera que éste fuere, sin prescindir de ninguno de los aspectos relacionados con los mínimos de bienestar personal, familiar y comunitario, el económico, el psicológico, de salud y educación, etc.

* * *

Habrá en lo sucesivo un sinnúmero de propuestas para recordar a nuestros pequeños, desde espacios destinados a su recuerdo hasta monumentos en su memoria.
Lo importante es tenerlos presentes siempre con nosotros en nuestros corazones, para que desde donde estén los sintamos siempre cerca y hagamos de estos momentos de tristeza una etapa transitoria, para que más adelante, en algún lugar del universo haya la ocasión de juntarnos con ellos nuevamente.
Dejo el ofrecimiento de nuestra Federación Médica de Sonora y sus integrantes, para cualquier labor o necesidad de nuestros servicios, en la intención de una pronta resignación y consuelo para los padres, las familias y la comunidad, todos afectados.
Descansen en paz.

Dr. Jaime Castillo RamosPresidente de la Federación Médica de Sonora femeson@hmo.megared.net.mx